11 de octubre de 2021

70 años sin TV

Gracias a Design Taxi he descubierto que la revista digital Household Quotes ha buscado en los catálogos de IKEA, desde sus inicios en 1958, fotografías de los cuartos de estar típicos de cada una de las décadas desde entonces hasta ahora, con el mobiliario de esa marca y sus correspondientes precios, publicándolas en su página web con el título Swedish Clasiics; evidentemente no es un análisis exhaustivo y solo es significativo casi como una curiosidad, pero es interesante por varias razones. 
Copio aquí debajo las fotografías por décadas con el precio de todos los muebles.
Años 50 (1.819,34 $)

Años 60 (1.764,22 $)

Años 70 (1.701,32 $)

Años 80 (1.480,25 $)
Aparece la estantería Billy que en 2009 después de treinta años
fabricándose, se hacían quince por minuto, se habían vendido 41
millones de unidades, que unidas habrían tenido una longitud de
70.000 km

Años 90 (2.086,23 $)

Primera década del siglo XXI (1.732,95 $)

Años 10 (2.806,45 $)

Años 20 (1.112,95 $)
Como puede comprobarse, los muebles de la década actual son los más baratos 1.112,95 $, mientras que los más caros son los de los años diez de este siglo y los noventa del anterior, 2.806,45 $ y 2.086,23 $ respectivamente, aunque para poder compararlos con más fiabilidad habría que igualar las cantidades de todas las décadas según el coste de la vida y la depreciación, en este caso del dólar estadounidense.
Lo que sí está muy claro es que en esos cuartos de estar, no aparecen reproductores de sonido (radios, tocadiscos...), ni aparatos de televisión, hasta la década actual, en la que a la izquierda de la fotografía hay un televisor y además se puede ver un ordenador portátil. Habría que estudiar esta ausencia, teniendo en cuenta que IKEA ha vendido numerosos muebles para albergar equipos de sonido y televisores, así como para almacenar discos, vídeos VHS y CD.
Se podría plantear que es una casualidad o que la empresa sueca no pensaba que estos aparatos debían estar en la habitación principal de la casa, sino en otra secundaria, o quizás que en aquel país no se colocaban ni se disfrutaba de los espectáculos domésticos en los salones, pero para afirmarlo, habría que estudiar a fondo los catálogos de IKEA.

ACTUALIZACIÓN del 13 de octubre de 2021

Cuando puse información de esta entrada en Facebook, Juan Manuel García Ferrer hizo un comentario muy interesante, escribió: «También han desaparecido en la época actual las estanterías para libros...» tiene razón y también es significativo del momento en el que vivimos, además es curioso que en la década de los cincuenta tampoco haya un mueble con estanterías, y que en los años setenta sea cuando se ve mayor cantidad de libros en un mueble.

1 comentario:

Jorge Gorostiza dijo...

He recibido un comentario de un "Anónimo" en el que solo aparece un enlace. Este tipo de comportamientos es propio de quienes se dedican a propagar virus informáticos, por lo que no pensaba publicarlo, pero me he arriesgado y he pinchado en el enlace, descubriendo que lleva a un trabajo de fin de grado para la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, titulado "La casa sense televisió", escrito por Pau Martínez Just, en el curso académico 2016 - 2017. No me ha dado tiempo a leerlo, pero parece interesante, por lo que copio su enlace aquí: http://hdl.handle.net/2117/108748

Related Posts with Thumbnails