6 de enero de 2020

La ciudad de las ciudades

Acaba de aparecer el número 40 de la colección arquia/documental y ante todo hay que celebrar que la fundación arquia haya podido publicar esta cantidad de películas, muchas de ellas fundamentales para entender la profesión de los arquitectos. 
En este número titulado La ciudad de las ciudades: Congreso Anyway, se ha modificado el concepto original de la colección, en la que hasta ahora siempre se habían publicado documentales sobre arquitectos o temas arquitectónicos y urbanísticos, dirigidos por un cineasta, sin embargo, esta es la primera vez en que se recoge el resumen que hizo alguien, a quien no se acredita, de un congreso celebrado en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona en 1993.
He de reconocer que esta innovación no me seducía y comencé a ver la grabación con muy pocas ganas, con la intención de pararla pronto, pero comenzó a interesarme cada vez más, hasta que la terminé, con ganas de que la recopilación hubiera sido más larga.
El vídeo resume en ciento ocho minutos las conferencias y mesas redondas del congreso Anyway desarrollado durante tres días, 4, 5 y 6 de junio de 1993, seleccionando fragmentos, grabados en un austero blanco y negro, de aquello que el anónimo -pero muy profesional- realizador consideró lo más significativo de lo que dijeron conocidas figuras de esos años dedicadas al estudio de la arquitectura y la ciudad, algunas de ellas, antes de que se convirtieran en los "starchitects" de las siguientes décadas.
Es curioso que una de estas figuras, a la que debo reconocer que no conocía, Mark C. Taylor, se adelantase a su tiempo y hablase sobre el ciberespacio, aunque dijese que este nombre es poco acertado y problemático, diciendo que «la mayor parte de las luchas económicas y políticas más importantes del siglo XXI se mediarán en ese ciberespacio, pero esas luchas no serán menos reales porque tengan lugar en un espacio de simulación, más bien al contrario, las ciberguerras definirán la forma y el contenido de lo que consideramos real. Si la arquitectura quiere asumir sus responsabilidades sociales y una vez más, responder a su función política, debe encontrar modos de intervenir y actuar en un registro imaginario que conforma la mediatriz de nuestro mundo. A medida que la red crezca, la arquitectura del ciberespacio determinará las condiciones de vida, tanto como el diseño del espacio que una vez nos pareció real. Incapaz de encontrar un método y aún así incapaces de aceptar todos los métodos, buscamos con urgencia cualquier forma que nos permita continuar. A medida que entremos inevitablemente en estos nuevos espacios que se abren ante nosotros, descubriremos que solo podremos negociar las diferencias que nos separan por medio del "networking"».
Este número de arquia/documental incluye como los anteriores un libreto, esta vez escrito por el arquitecto José Juan Barba, creador de la importante y veterana revista Metalocus, un texto que es fundamental para entender el momento histórico y las circunstancias en que se desarrolló el congreso, en relación con este blog, hay que decir que el autor menciona la película Atómica y el cómic en que se basa su guión.
Por último hay que recordar que la fundación arquia publicó el libro Los artículos de Any, con todas las intervenciones de Ignasi Solá-Morales y que entre sus documentos cuenta con numerosas conferencias que pueden verse en su página web.

2 de enero de 2020

La ciudad desde el aire en las pantallas. Espectador y transeúnte

Acaba de aparecer el número 19 de la revista Quintana, correspondiente a diciembre de 2019, editada por el Departamento de Historia da Arte de la Universidade de Santiago de Compostela. Su tema principal es «Ciudades en papel. Arquitectos y artistas, espectadores y transeúntes» y me invitaron a escribir un artículo sobre este tema, que titulé como esta entrada, «La ciudad desde el aire en las pantallas. Espectador y transeúnte», y cuyo resumen es el siguiente:

La vista del paisaje urbano desde lo alto ha fascinado a los seres humanos, una mirada diferente a otras y que modifica la percepción de la ciudad. El cine desde sus inicios ha empleado esa mirada aérea urbana, mostrando las ciudades directamente desde aeronaves y también como fondo de otros artefactos voladores. Según donde se sitúe la cámara en esas aeronaves, cambia el punto de vista, que puede ser frontal, trasero, lateral e inferior, en cuanto a lo observado desde las alturas, se han elegido inicios de películas filmadas en Madrid. En la actualidad hay otra mirada a la ciudad mediatizada por los programas informáticos. La representación aérea y en movimiento de las ciudades, implica un nuevo modo de pensar y experimentar el paisaje urbano, que provoca un cambio significativo en los espectadores y transeúntes.

Este texto forma parte de una investigación que he estado realizando sobre la representación desde el aire de las ciudades que surgió a raíz de una conferencia impartida en Fotograma 018 organizada por el GIRAC de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Valladolid, titulada «Planos de situación: Ciudades en principios de películas», que generó un artículo para un libro colectivo que iba a publicarse en Estados Unidos y posteriormente otro titulado: «Desde el cielo y en descenso hasta el monumento: Ciudades en principios de películas», publicado el año pasado en el número 40 de la revista mexicana Bitácora Arquitectura y que ya se comentó aquí. Aprovecho para agradecer a los responsables de Quintana por haberme invitado a participar en su prestigiosa publicación.

27 de diciembre de 2019

Construcciones filmadas. Reseña en ABC

En el ABC Cultural de hoy, se publica un artículo de Fredy Massad titulado «Construir a pie de letra: Libros de Arquitectura para estas Navidades» con el subtítulo: «La arquitectura también se lee, he aquí una selección de títulos que no debería faltar en su carta -ya- a los Reyes Magos», entre los seis elegidos se encuentra Construcciones filmadas: 50 películas esenciales sobre arquitectura, del que bajo la entradilla «El cine que se construye», escribe: 

El arquitecto Jorge Gorostiza es uno de los mayores especialistas en las relaciones entre cine y arquitectura. En este libro analiza de manera eminentemente didáctica una atinada y amplia selección de películas y documentales para poner de manifiesto cómo se establecen esas relaciones. Decidido a abordar todos los aspectos que aúnan ambas artes, escoge como temas fundamentales la profesión arquitectónica, el edificio y la ciudad filmados, la arquitectura creada para la ficción, su influencia sobre la real o la representación cinematográfica de la disciplina. Gorostiza habla de cine y arquitectura, y pone al servicio de los arquitectos un repertorio fílmico indispensable.

Es un gran honor que mi libro haya sido elegido junto a Imaginando la casa mediterránea, Italia y España en los años 50 de Antonio Pizza y Fernando Higueras, desde el origen, dos catálogos de exposiciones del Museo ICO, editado el primero por Ediciones Asimétricas; La casa de Ozu de Marta Peris Eugenio; Pasando a limpio de Óscar Tusquets; y Ricardo Bofill: Visions of Architecture sobre la obra de ese arquitecto. Solo conozco el libro sobre Ozu, basado en la tesis doctoral de su autora y me parece estupendo, por lo que es aun más importante que Construcciones filmadas esté en este grupo de publicaciones.
Esta mañana cuando me enteré que se había publicado esta reseña en el ABC, fui a un quiosco a comprar un ejemplar para archivarlo, como hago siempre cuando se publica algo sobre mis libros, el anciano quiosquero estaba en penumbra y cuando le pregunté si tenía el ABC, me miró extrañado, le dije «el diario ABC» por si no me había entendido y él me respondió que hacía por lo menos cuatro años que ese periódico no llegaba a Tenerife. Efectivamente, he visto que desde el 31 de diciembre de 2014 no hay ejemplares en papel de ese diario, ni en Canarias, ni en Baleares. Todo desaparece.

14 de diciembre de 2019

Compre los muebles de Mi tío

Cabecera de Film and Furniture
El 10 de diciembre se ha publicado en Film and Furniture que, como indica su nombre, se dedica a todo lo que tenga relación con el mobiliario que aparece en las pantallas, una noticia insólita, que es un indicio más de cómo funciona nuestro mundo actual. La empresa Domeau & Péres ha puesto a la venta la copia de tres muebles que estaban en la Casa Arpel de Mi tío: el sofá, el banco "daybed" ("camadedía") -según la denominación de esa empresa- y una mecedora, solo se han construido ocho ejemplares numerados y sellados de cada uno y se venden con certificado de autenticidad y contando con la distribuidora oficial Les Films de Mon Oncle. En esta noticia no se indican los precios de cada mueble, sino que para tener más información, se ha de contactar en privado con Film and Furniture, 
Supongo que han visto Mi tío -y si no lo han hecho, háganlo inmediatamente- pero si no la recuerdan, en ella Jacques Tati hace una divertida, inteligente y despiadada crítica del sentido estético de la burguesía de finales de los años cincuenta, que intentaba estar a la "última" construyendo chalés y comprando muebles con formas modernas, aunque no cumplieran con sus funciones y además en el caso del mobiliario, fuera muy incómodo, recuérdese que el protagonista inclina el banco antes citado para poderse acostar, quedando con la postura que podía haber tenido reposando en la "chaise longue" LC4 diseñada por Charlotte Perriand, Pierre Jeanneret y Le Corbusier, tal como aparece en el dibujo que hice hace ya muchos años para un artículo sobre la arquitectura y Tati.

Hulot acostado en el sofá. Dibujo: Jorge Gorostiza
En el texto publicado en Film and Furniture ya se advierte que estas piezas no son «completamente prácticas» y que han de «ser vistas tal vez más como una obra de arte o escultura», nadie puede dudar que Tati era un artista -sin profundizar en este término-, pero sus diseños no pretendían ser en sí mismas las obras de un escultor, solo y no es poco, ser caricaturas de otros muebles que existían en ese momento. Por ello si alguien, seguramente con mucho poder adquisitivo, compra una de estas "piezas" y la coloca en su casa, difícilmente podrá usarlo para sentarse y solo le servirá para enseñarlo a sus amistades, como hacía la fatua y ridícula señora Arpel en Mi tío. Lo que interesa no es el objeto, sino tener el dinero suficiente para comprarlo, y alardear de su posesión sin importar para qué y por qué fue creado.
Estoy seguro que a Jacques Tati le encantaría ver su muebles en las casas de ricos personajes del siglo veintiuno, tan estúpidos como los Arpel del siglo pasado.

6 de diciembre de 2019

Construcciones filmadas: 50 películas esenciales sobre arquitectura

Cubierta del libro
Desde mediados de noviembre, se encuentra disponible digitalmente mi libro más reciente, pero me recomendaron que antes de dar la noticia de su publicación en Internet, esperase a que estuviera en las librerías; lo ha publicado la Editorial UOC, de la Universitat Oberta de Catalunya, se titula Construcciones filmadas: 50 películas esenciales sobre arquitecturaestá incluido en la colección Filmografías esenciales, dirigida por Jordi Sánchez Navarro, en la que ya se editó otro libro mío, Panorámicas urbanas: 50 películas esenciales sobre la ciudad.
La investigación de las relaciones entre cine y la arquitectura se puede enfocar desde muy variados puntos de vista, como indico en la introducción del libro: 

«Entre el cine y la arquitectura pueden establecerse muchas relaciones y muy diversas, por ello en el caso más extremo, se podía haber elegido una película significativa por cada una de esas relaciones, pero es preferible circunscribirse solo a seis temas fundamentales, de modo que haya varios ejemplos, en algunos casos cinco y en otros diez, de cada uno para poder comparar diversas formas de abordarlos».

Estos temas y las películas seleccionadas para cada uno de ellos son los siguientes:

Arquitectos (10)
Satanás (The Black Cat, Edgar G. Ulmer, 1934) EE.UU.
Los Blandings ya tienen casa (Mr Blandings Builds His Dream House, H. C. Potter, 1948) EE.UU.
El manantial (The Fountainhead, King Vidor, 1949) EE.UU.
El tigre de Esnapur (Der Tiger von Eschnapur, Fritz Lang, 1958) Alemania
Un extraño en mi vida (Strangers When We Met, Richard Quine, 1960) EE.UU.
¿Qué es el otoño? (David José Kohon, 1976) Argentina
El vientre de un arquitecto (The Belly of an Architect, Peter Greenaway, 1987) Gran Bretaña
El árbol, el alcalde y la mediateca (L'Abre, le maire et la médiathèque, Eric Rohmer, 1993) Francia
My Architect: A Son's Journey (Nathaniel Kahn, 2003) EE.UU. (Documental)
Wonderful Town (Aditya Assarat, 2007) Tailandia

Obras de construcción (5)
Perdone señorita (Fast Workers, Tod Browning, 1933) EE.UU.
A Queda (Ruy Guerra, Nelson Xavier, 1978) Brasil
Baran (Baran, Majid Majidi, 2001) Irán
En construcción (José Luis Guerín, 2001) España (Documental)
Locke (Locke, Steven Knight, 2013) G.B. - EE.UU.

Edificios reales (10)
Casa Ennis (Los Ángeles) - Hembra (Female, Michael Curtiz. 1933) EE.UU.
Casa Malaparte (Capri) - El desprecio (Le mépris - Il disprezzo, Jean-Luc Godard, 1963) Francia - Italia
Casa Carvajal (Madrid) - La madriguera (Carlos Saura, 1969) España
Edificio Milà, La Pedrera (Barcelona) - El reportero - Professione; reporter - Profession: reporter (Michelangelo Antonioni, 1975) Italia - España - Francia
Torre de viviendas (Montreal) - Vinieron de dentro de... (Shivers, David Cronenberg, 1975)
Biblioteca Estatal (Berlín) - Cielo sobre Berlín (Der Himmel über Berlin - Les ailes du désir, Wim Wenders, 1987) Alemania – Francia
Casa (Jerusalén) - House (Amos Gitai, 2006) Israel (Documental)
Casas en California - Schindlers Häuser (Heinz Emigholz, 2007) Alemania - Austria (Documental)
Casa (Burdeos) Koolhaas Houselife (Louise Lemoine y Ila Bêka, 2013) Francia (Documental)
Casa Melvin (Londres) Exhibition (Joanna Hogg, 2013) Gran Bretaña

Edificios ficticios (10)
La inhumana (L'inhumaine, Marcel L'Herbier, 1924) Francia
La chute de la maison Usher (Jean Epstein, 1928) Francia
Lo viejo y lo nuevo (Staroye i novoye, Sergei Eisenstein, 1929) URSS
El inquilino (José Antonio Nieves Conde, 1957) España
Mi tío (Mon oncle, Jacques Tati, 1958) Francia
Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960) EE.UU.
La ciudad de las mujeres (La città dell donne, Federico Fellini, 1980) Italia
La vie est un roman (Alain Resnais, 1983) Francia
La estrategia del caracol (Sergio Cabrera, 1993) Colombia - Italia - Francia
High-Rise (High-Rise, Ben Wheatley, 2015) G.B. - Bélgica

Otras arquitecturas (10)
Thaïs (Anton Giulio Bragaglia, 1917) Italia
El gabinete del Dr. Caligari (Das Cabinet des Dr. Caligari, Robert Wiene, 1920) Alemania
El Golem (Der Golem, wie er in die Welt kam, Carl Boesse y Paul Wegener, 1920) Alemania
La venganza de Don Mendo (Fernando Fernán-Gómez, 1961) España
El ángel exterminador (Luis Buñuel, 1962) México
L'éden et après (Alain Robbe-Grillet, 1970) Francia - Checoslovaquia
Hausu (Nobuhiko Obayashi, 1977) Japón
El proceso (Le procés, Orson Welles, 1962) Francia - R.F.A. - Italia
Parsifal (Hans-Jürgen Syberberg, 1982) Alemania - Francia
Shinboru (Hitoshi Matsumoto, 2009) Japón

Mostrar la arquitectura (5)
Secciones de edificios: Rojo y negro (Carlos Arévalo, 1942) España
Plano subjetivo: La dama del lago (Lady in the Lake, Robert Montgomery, 1947) EE.UU.
Plano secuencia: El arca rusa (Russkiy kovcheg, Alexander Sokurov, 2002) Rusia - Alemania - Japón - Canadá - Finlandia - Dinamarca
Pantalla dividida. Limitado: Timecode (Mike Figgis, 2000) EE.UU.
Pantalla dividida. Difuso, Esquemático: Wonderland, sueños rotos (Wonderland, James Cox, 2003) Canadá - EE.UU.


Espero que este libro aporte nuevas ideas, que contribuyan a las ya numerosas investigaciones que se están realizando sobre las relaciones entre el cine y la arquitectura.

16 de noviembre de 2019

En construcción. Un diálogo


Hacía muchos años que no veía En construcción, dirigida por José Luis Guerín, y tuve que hacerlo, porque la he incluido en un libro que he escrito, Construcciones filmadas: 50 películas esenciales sobre arquitectura, con una recopilación de cincuenta películas sobre arquitectura, que acaba de editar la UOC. No hace falta insistir aquí en que la película es estupenda, ni en sus virtudes, solo voy a publicar un diálogo que he transcrito con dificultad y que se desarrolla, durante cerca de cinco minutos, entre el encargado de la obra y un ferrallista, sentados delante de una mesa hecha con tablas, colocada sobre un forjado, aun sin cerramiento y viéndose detrás de ellos la iglesia románica de Sant Pau del Camp, mientras comen, hablan y comentan la película Tierra de faraones que en unas secuencias anteriores se ha visto en varios televisores a través de ventanas abiertas de casas del Raval. El diálogo es el siguiente:
El encargado y el ferrallista
Encargado - Te esmeras en todo el asunto y luego te plantan ahí una pared por medio y lo que nosotros hemos hecho no se ve. 
Ferrallista - El trabajo queda oculto, pero sabes que está ahí.
E. - Es igual que una persona... que el alma va por dentro, es casi un secreto, y el alma de una estructura está escondida.
F. - Ves lo bonito, pero no ves lo interior. El hacer una estructura es muy simple y hacer los techos es muy simple, esto (señala a la iglesia) es mucho más laborioso, está demostrándote que por mucha calidad que le pongas aquí, por mucho que lo aseguren, esto no va a ser tan imperecedero como eso por ejemplo.
E. - Yo siempre me he dado cuenta de una cosa, la Sagrada Familia puede echar todo el tiempo que quiera haciéndola ¿Por qué? Porque Jesucristo no tiene prisa de que se la terminen pronto, la pareja que tiene ganas de casarse, quisiera que le dieran la llave del piso al otro día de hacer la proposición y tener la idea de casarse, por tanto esto tenemos que hacerlo pronto que aquí han comprado cuarenta mil parejas estos pisos.
F. - Pero me refiero a que ahora la construcción es más simple que antes. Las personas que hicieron eso tenían que ser muy inteligentes.
E. - Pero ¿Sabes cuánto costaría hacer esa piedra hoy? 
F. - No creo que nadie se atreviera.
E. - Pues aquella piedra de arriba con los dos arcos para hacerla un picapedrero a golpes de escarpa y maceta, pues se llevaría a lo mejor una semana. A la mano del hombre no llega nada.
Piedra a la que se refiere el encargado
F. - Algún misterio tiene que haber que queda fuera de la cárcel esta.
E. - Esto lo que tiene es eso, que la piedra natural no tiene envejecimiento, es el único secreto y que está muy bien puesta.
F. - Eso no lleva nada, tiene que tener un misterio.
E. - Eso es una obra de otro tiempo, entonces había todo el tiempo del mundo, pescaban a los presos y los metían ahí.
F. - ¿Pero cómo subían esos bloques tan grandes?
E. - ¿Esos bloques? Como siempre se han subido, con carriolas y ¿cómo hacíamos bloques como este? Con un maquinillo de aquellos.
F. - Pero tú imagínate lo que es levantar una pirámide de esas con esas moles ¿Qué sistema deberían tener? Es que eso una cosa que si la ves montar hoy...
E. - Las pirámides, con una carriola y una cuerda y subían la piedra, el otro la estaba esperando allí, la cogía, la apoyaba y soltaba el gancho entonces.
F. - ¿Pero eran piezas cortadas ya?
E. - Todas son cortadas, todas eran igual que tú tienes ahí cortado cada hierro, que tienes que poner en el capitel, las piedras eran todas cortadas, porque ya estaba todo diseñado y era cada piedra de su medida para que encajara.
F. - En aquellos tiempos se ha comentado que no había arquitecto, no había nada, esa gente tenía que estar iluminada por algo.
E. - Si nos fijamos en Tierra de faraones, vemos que había arquitectos entonces. El rey aquel que quería hacerse su tumba, buscaba un arquitecto que hiciera algo que no pudiera ser saqueado y él lo encontró, vinieron muchos arquitectos que ya eran reconocidos y él dijo que aquello que le traían no servía para nada, y prueba de esto es que escogió a aquel y fue el que hizo una cosa que yo, cada vez que veo la película, me quedo asombrado de aquel entonces, lo que hizo aquel hombre, aquello es impensable, por un solo punto...
F. - Las piedras van bajando y así constantemente hasta que queda toda completamente sellada, con el sistema de la arena.
E. - Con unos bloques que habían traído sabe Dios de dónde. Recuerdo que se retrasaba el tiempo y el rey estaba en que... 
F. - Pero allí no tenías el problema de que mañana no viene el hormigón.
E. - Sí, si claro era la misma, qué las canteras no nos sirven las piedras, que los obreros no comen y no pueden trabajar, que se nos caen… Hay que recaudar más fondos… Es el mismo sistema de hoy. 
El encargado termina diciendo: «Los que se comen la uva no tiene perdón, con lo bueno que está el vino». El diálogo está transcrito exactamente igual a cómo aparece en la película, demostrando una vez más lo mal que se entienden estas reproducciones literales.

25 de octubre de 2019

El intruso electrónico. Crítica en Caimám Cuadernos de Cine

En las últimas entradas de este blog se han ido mencionando una serie de reseñas, artículos y críticas del libro El intruso electrónico: La TV en el espacio arquitectónico, como los publicados en El País, La Provincia, Fotogramas, Imágenes de Actualidad y Dirigido por..., ahora hay que añadir la crítica que ha aparecido en el último número de la revista Caimán Cuadernos de Cine -una publicación cuyos contenidos se han comentado muchas veces en este blog- escrita por su director Carlos F. Heredero y que reproduzco a continuación:

Jorge Gorostiza, un riguroso historiador cinematográfico que viene de la arquitectura, se adentra esta vez en territorio virgen para hablar de los vínculos e interdependencias entre el aparato reproductor televisivo (su mueble, sus antenas, sus cables, su ubicación fuera o dentro del hogar) y el espacio de la vida cotidiana, las relaciones familiares y las determinaciones sociales condicionadas por aquel.
El feliz resultado, un estudio del reflejo de esas relaciones en los medios de comunicación y en la publicidad de la primera época de la televisión, nos ilustra cómo "los ámbitos arquitectónicos e la realidad fueron irremisiblemente afectados por la ficción que se había introducido en los espacios más íntimos y sagrados, transformándolos de un modo insospechado hasta entonces". Esta originalísima radiografía se enriquece con breves y pudorosas intrusiones en la memoria autobiográfica y familiar del autor, pero se ensombrece un poco por la descuidada y poco profesional edición de Newcastle (llena de erratas), frente a la que resiste bien, pese a todo, la brillantez del texto.

No puedo dejar de comentar que el único responsable de todas las erratas que hay en el libro soy yo, primero porque seguro que las cometí cuando escribí el texto y segundo porque me cuesta muchísimo volver a leer lo que he escrito y fui incapaz de corregirlo cuando me lo solicitaron desde Newcastle

23 de octubre de 2019

El intruso electrónico. Crítica en Dirigido por...

Hace unos días mencionaba en este blog la crítica aparecida en la revista Imágenes de actualidad sobre El intruso electrónico: la TV en el espacio arquitectónico, escrita por Óscar Brox. Por fin, después de más de medio mes, ha llegado a estas cada vez más lejanas islas, donde vivo, el número de octubre de la longeva Dirigido por... en el que se publica otra crítica del libro, también escrita también por Brox, que reproduzco a continuición:

Resulta evidente que la televisión ha ocupado un lugar determinante en nuestras vidas; al menos, hasta la irrupción del "streaming" y de otros servicios de entretenimiento que han propiciado su descentralización en el consumo de ocio. En este pequeño libro, editado formidablemente por la Fundación Newcastle, Jorge Gorostiza rebobina en el tiempo para colocarnos en el momento de irrupción del televisor. Para hablarnos de su impacto ya no solo sociológico, sino también espacial: cómo definió el consumo, la vida en el hogar y redefinió asimismo el aspecto exterior de las fincas con las voluminosas antenas. No en vano, acostumbrados a la radio, el medio dominante, la llegada de la televisión supuso un cambio de paradigma, así como la avanzadilla de ese ocio para consumo doméstico que definiría la segunda mitad del pasado siglo. Con un ojo puesto en sus propias vivencias, lo cual aporta un estimulante perfil biográfico, y otro en la bibliografía de la época, Gorostiza desgrana la emergencia del televisor a través de cada uno de sus atributos. Así, el comentario social convive con los aspectos tecnológicos que propició la rápida evolución de los electrodomésticos, y todo ello se encuentra con algunos interesantísimos apuntes arquitectónicos, punto fuerte de su autor, que consiguen trasladamos cómo se desarrolló un nuevo modelo cultural en plena época tardofranquista. Lejos de ser un hándicap, la brevedad del libro sirve para concentrar y concretar cada una de las ideas, permitiendo al lector, asimismo, profundizar más en la historia a partir de los documentos y textos que se citan a lo largo del libro. De ahí que esta aproximación de Jorge Gorostiza a la irrupción del televisor suponga una estimulante lectura para todo aquel interesado en conocer la forma en la que se gesta un modelo cultural y la manera en la que este se integra en el tejido social, ya sea a través del mar de antenas que coronan las fincas o con los muebles que transforman la distribución interior del hogar. Una pequeña joya, sin duda.

Hasta aquí esta crítica que ha sido la más larga hasta la fecha.

20 de octubre de 2019

El intruso electrónico. Crítica en Imágenes de actualidad

Tras haber aparecido artículos en los diarios La VerdadEl País y La Provincia, así como una reseña en la revista Fotogramas, en el número de la revista Imágenes de actualidad de este mes, Öscar Brox escribe la siguiente crítica sobre El intruso electrónico: La TV en el espacio arquitectónico:

El lector que conozca la trayectoria ensayística de Jorge Gorostiza estará al corriente de su interés la arquitectura y le espacio con el hecho cinematográfico. Sin embargo, el enfoque de su último trabajo parte de un detalle cuando menos curioso, el impacto cultural que tuvo la llegad del televisor a nuestra sociedad. Gorostiza parte de su propia experiencia familiar, a comienzos de la década de los 60, para desarrollar su exposición alrededor de de la eclosión de la TV. De una televisión que descompone en sus atributos, tanto en lo que respecta a los modelos como las conexiones, las emisiones o el singular aspecto de las entenas que poblaban las azoteas de las ciudades. Con ello, Gorostiza busca razonar cómo se gestó un cambio de paradigma cultural, dado que hasta ese momento el medio hegemónico era la radio,y de qué manera la llegada del aparato televisivo condicionó la distribución doméstica, la velocidad de lectura de las imágenes y la comunicación en tiempos en que la sala de cine detentaba la potestad de la imagen en movimiento. Gran parte del atractivo del libreo radica en cómo su autor conecta el comentario social, repleto de reseñas e impresiones de la época, con el desarrollo de un modelo cultural cuyas sucesivas modificaciones lo han mantenido presente en nuestra forma de relacionarnos con la imagen. De ahí que la lectura de esta obra breve sea de lo más recomendable, en tanto que nos permite trazar una historia doméstica de la aparición del televisor, al tiempo que en paralelo arma una reflexión sobre su papel como medio y mediador cultural en el hogar.

Hasta aquí la crítica de Óscar Brox en Imágenes de actualidad de octubre.

12 de octubre de 2019

El intruso electrónico. Reseña en Fotogramas

Aunque parezca increíble, hoy día 10 de octubre ha llegado a los quioscos de la isla donde vivo la revista Fotogramas que se pudo comprar en el resto de España hace diez días, parece increíble que esto suceda hoy en el siglo de las comunicaciones. 
Sin embargo, no solo escribo esta entrada del blog para elevar una queja sin respuesta, sino sobre todo, para mencionar la reseña que ha hecho Conrado Xalabarder -aprovecho para recomendar su web MundoBSO- en esa revista sobre El intruso electrónico: La TV en el espacio arquitectónico en su sección de libros:

«Arquitecto y cinéfilo, Jorge Gorostiza desarrolla el impacto que tuvo la televisión en la vida familiar y en la sociedad incluyendo la transformación del mobiliario doméstico y urbano. Aborda los afectos como los desafectos que generó y cómo ayudó a trasladar a la gente a lugares donde se decidía el pulso de los acontecimientos, pero también como introdujo en los hogares la publicidad y el cine».

Esta es la reseña publicada en una revista que leo desde hace más de treinta años y que me ha ido acompañando desde que era mucho más joven e indocumentado.
Related Posts with Thumbnails