27 de febrero de 2020

Espacio como personaje en El plan

Cartel de la película en el que los actores se
superponen al plano de planta de una vivienda.
En otras entradas de este blog ya se ha escrito sobre el espacio arquitectónico como personaje cinematográfico, como otro de los intérpretes que protagonizan una película. 
El viernes pasado se estrenó en España El plan, basada en la obra de teatro de Ignasi Vidal, con guión y dirección de Polo Menárguez, y con solo tres personajes, interpretados por Antonio de la Torre, Raúl Arévalo y Chema del Barco, que casi todo el tiempo están en el interior de un piso del bario madrileño de Usera.
Los Cines Renoir desde sus inicios, siempre entregan una hoja con información sobre cada película y en la de ésta, se reproduce un texto de Menárguez, en el que entre otros asuntos escribe:

Las historias de interior con pocos personajes han acabado convirtiéndose en el centro de mi investigación como director, más allá de la temática de las obras. El plan supone la culminación de ese estudio en mi carrera. El objetivo de la puesta en escena tenía tres caminos: construir empatía, trabajar el ritmo y el movimiento y encontrar la verdad entre la comedia y el drama. El espacio fue el reto principal. El espacio determina cómo los personajes se mueven, y cómo nos movemos nosotros con ellos, en una suerte de baile que en un cine de personajes siempre debe ser preciso porque determina el ritmo. Por eso pienso que el espacio, ese piso de barrio, en nuestra película se convierte en un personaje más. Por cómo pesa sobre los personajes, por cómo los encierra, los anula, los atrapa... El espacio es su condena, y es un lugar que ni si quiera es suyo.

Los espacios escenográficos y arquitectónicos siguen siendo fundamentales en la imagen en movimiento y aunque parezca que son solo aquello que está detrás de los actores, en realidad siempre han sido elementos indispensables para la narración cinematográfica.
18 de febrero de 2020. Presentación de la película
a la prensa en la Librería 6 1/2 de Madrid. Los tres
actores con Lucas.

26 de febrero de 2020

Construcciones fílmadas. Crítica en Dirigido por...

En el último número de la, afortunadamente longeva, revista de cine Dirigido por..., el correspondiente al mes de febrero, se publica en la sección de libros, una crítica escrita por Óscar Brox sobre Construcciones fílmadas: 50 películas esenciales sobre arquitectura. Transcribo esta crítica a continuación:

Sin duda, la relación entre cine y arquitectura, o entre cine y los espacios arquitectónicos, ha sido una de las más fértiles en la historia del séptimo arte. Basta echar un vistazo para encontrar no pocos ejemplos: los espacios arquitectónicos extraordinarios de Intolerancia, de D.W. Griffith, la imaginación visual de la Alemania de Weimar o, ya más adelante en el tiempo, las influencias de Gaudí en Casper o de la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Tomorrowland. Los ejemplos podrían ser muchos más, pero afortunadamente Jorge Gorostiza acota el asunto, en este nuevo volumen de Filmografías esenciales publicado por la UOC, en varias coordenadas. Así, Gorostiza escribe sobre profesión y construcción, sobre aquellos cineastas que muestran edificios existentes en la actualidad o sobre los que los construyeron en la ficción sin calibrar su futuro impacto en la sociedad, arquitecturas que solo podían verse en el cine, pues carecerían de sentido en la realidad y para terminar, la relación que hila la imagen en movimiento con la arquitectura. Arquitecto de profesión, Gorostiza nos conduce por estos temas recuperando a autores a los que ya ha trabajado (por ejemplo a Peter Greenaway, a quien dedicó un monográfico en la colección de Cátedra), películas célebres como El manantial (con ese Howard Roark como epítome del pensamiento de Ayn Rand) y, sobre todo, perfilando la cuestión a torno a cine y arquitectura de manera que no sea un compartimento en el que quepa cualquier ejemplo, cualquier film, cualquier excusa en la que la presencia de un espacio arquitectónico juegue un papel dramático. Estructurado, como siempre en esta colección, a través de un breve ensayo preliminar/introductor y un análisis de los 50 largos, Construciones fílmadas supone una buena muestra de la fértil relación, de la unión creativa, entre el cine y la arquitectura.

Hasta aquí la crítica de Óscar Brox.

25 de febrero de 2020

Entre(vistas) arquitectónicas

Cubierta del libro
La fundación arquia acaba de publicar el número 13 de su colección la cimbra, titulado como esta entrada, Entre(vistas) arquitectónicas. Un libro que recoge doce conversaciones entre el arquitecto Octavio Mestre y personas relacionadas con la arquitectura, a veces muy tangencialmente, lo que no implica que carezcan de interés, de hecho, uno de los diálogos más fascinantes es el que mantienen el arquitecto y el paleontólogo José María Bermúdez de Castro.
Estas conversaciones parten de algunas publicadas en la sección «Conversando con / Talking to» de la revista digital t8 Magazine, demostrando una vez más que los medios digitales no son antagónicos a los analógicos y que hay interés en tener físicamente lo que solo se puede encontrar en las redes virtuales.
Como se mencionaba antes, se entrevista a diversos profesionales y artistas, entre los que no hay alguno dedicado específicamente al cine, una de ellas es con Eames Demetrios que, aunque ha dirigido algunas películas, como es lógico, habla más de sus abuelos, Charles y Ray Eames, que de su propia actividad como cineasta, aunque sí dice que para ellos «las películas eran arquitectura».
Es evidente que siempre las entrevistas dependen tanto del entrevistado, como de las preguntas que le haga el entrevistador, en este libro el autor se muestra cercano a las personas que ha elegido, incluso añadiendo datos sobre su vida personal y escoge bien las cuestiones, de forma que Entre(vistas) arquitectónicas se lee con mucho agrado, al mismo tiempo que se mencionan cuestiones importantes de la arquitectura; aunque es una lástima que no se hable más de las relaciones entre cine, ciudad y arquitectura.

26 de enero de 2020

José María Alarcón

Captura del In memoóiam de los premios Goya 2020
Anoche tras aguantar estoicamente la tediosa ceremonia de la entrega de los premios Goya, escribí lo siguiente en Facebook:

Me acabo de enterar que ha muerto José María Alarcón. Tuve el honor de cenar a su lado cuando le dieron la Medalla de Oro de la Academia a Gil Parrondo, hace ya muchos años. Me contó que acababa de trabajar en una película americana con un chico joven que se llamaba Cruise (era "Misión Imposible") y en otra película sobre la independencia de Irlanda (era "Michael Collins") él no le daba importancia, pero era de esos grandes profesionales cinematográficos españoles que no han sido reconocidos, esos a los que en los Goya les dan los premios al principio, mientras que al final solo se habla de actores y directores, esos profesionales que no están en el apartado de "artistas" y que son mucho más importantes y mucho más artistas de verdad que algunos personajes, que se creen los únicos artífices de un penoso cine que no se recordará dentro de un par de años. Siento no haber hablado más con él, siento que nadie se acuerde de su trabajo, siento que no haya quedado constancia de su profesionalidad, pero siempre quedarán sus películas. Gracias José María.

Lo reproduzco aquí, porque pienso, quizás erróneamente, que este textito será menos efímero que en una red social. En Directores artísticos del cine español:mencionaba su impresionante filmografía:

ALARCÓN, JOSÉ MARÍA
José María Alarcón Aguirre nace en Vitoria (Álava) el 26 de marzo de 1926. En 1950 ingresa en la Escuela Técnica de Cinematografía, academia privada del director José María Elorrieta de Lacy, al mismo tiempo que trabaja con él en tres películas. Titulado en el I.I.E.C. trabajó como ayudante de Amalio Marínez Garí, Antonio Simont y Enrique Alarcón Sánchez, entre otros. Diseña con Ruiz del Río los decorados de la serie de televisión Juan Soldado (Fernando Fernán-Gómez, 1973), y trabaja como ayudante en las series Casanova (Simon Langton, 1987) y Onassis: the Richest Man in the World (Warris Hussein, 1988).
meritorio:
1949 La tienda de antigüedades, José María Elorrieta
ayudante de decoración:
1950 Barco sin rumbo, José María Elorrieta
1955 La mestiza, José Ochoa
1955 Ha pasado un hombre, Javier Setó
1956 Los ladrones somos gente honrada, Pedro L. Ramírez
1956 Mi tío Jacinto / Pepote (con Enrique Vidal), Ladislao Vajda
1956 La puerta abierta / L'ultima notte d'amore, César F. Ardavín
1956 Los misterios del rosario (El redentor) (Un hombre tiene que morir) / The Fifteen Mysteries of the Rosario, Joseph Breen y Fernando Palacios
1957 El marido / Il marito, Fernando Palacios y Nanni Loy
1957 Un ángel pasó por Brooklyn / Un angelo e'sceso a Brooklyn, Ladislao Vajda
1957 Les bijoutiers du clair de lune, Roger Vadim
1957 La violetera, Luis César Amadori
1958 John Paul Jones (El Capitán Jones), John Farrow
1958 Mara, Miguel Herrero
1959 Carmen la de Ronda, Tulio Demicheli
1959 El Litri y su sombra, Rafael Gil
1959 El hombre de la isla, Vicente Escrivá
1959 El baile, Edgar Neville
1959 Solomon and Sheba (Salomón y la Reina de Saba), King Vidor
1959 Tommy the Toreador, John Paddy Carstairs
1960 King of Kings (Rey de reyes), Nicholas Ray
1961 El Cid (El Cid) Anthony Mann
1962 Mi Buenos Aires querido, Francisco Mugica
1963 The Fall of the Roman Empire (La caída del Imperio Romano) Anthony Mann
1964 Circus World (El fabuloso mundo del circo), Henry Hathaway
1964 Crack in the World (¿Hacia el fin del mundo?), Andrew Marton
1964 Doctor Zhivago (Doctor Zhivago), David Lean
1965 Battle of the Bulge (La batalla de las Ardenas), Ken Annakin
1965 A Funny Thing Happened on the Way to the Forum (Golfus de Roma) Richard Lester 
1966 Campanadas a medianoche / Falstaff (colaboración), Orson Welles
1967 Espia...ndo, Francisco Ariza
1968 Shalako (Shalako), Edward Dmytryk
1968 Krakatoa, East of Java (Al Este de Java) Bernard L. Kowalski
1969 Guns of the Magnificent Seven (La furia de los siete magníficos), Paul Wendkos
1969 El condor (El cóndor) John Guillermin
1969 Cannon for Cordoba (Cañones para Córdoba), Paul Wendkos
1969 Valdez is Coming! (¡Qué viene Valdez!) Edwin L. Sherin
1969 Royal Hunt of the Sun, Irving Lerner
1970 Doc (Duelo a muerte en el OK corral), Frank Perry
1971 Delirios de grandeza / La follie des grandeurs, Gérard Oury
1972 La isla del tesoro / L'isola del tesoro / l'ille au trésor, John Hough y Andrew White (Andrea Bianchi)
1973 Los tres mosqueteros / The Three Musketeers, Richard Lester
1973 Los cuatro mosqueteros / The Four Musketeers, Richard Lester 
1976 The Prince and the Pauper (El príncipe y el mendigo) Richard Fleischer
1976 Strip-tease, Germán Lorente
1978 Alien (Alien, el octavo pasajero) Ridley Scott
1984 Dune (Dune) David Lynch
1989 The Return of the Musketeers / El regreso de los mosqueteros, Richard Lester
2000 You're the one, José Luis Garci
ambientación:
1978 Cabo de Vara, Raúl Artigot
dirección artística:
1951 Horas inciertas, José María Elorrieta
1971 Marco Antonio y Cleopatra / Antony and Cleopatra (con y José Algueró) Charlton Heston (diseño de producción: Maurice Pelling)
1972 ¡No firmes más letras, cielo!, Pedro Lazaga
1978 Jaque a la dama, Francisco Rodríguez
1979 Aquella casa en las afueras, Eugenio Martín
1984 Corazón de cristal / Crystal Heart, Gil Bettman
1984 Flecha Negra / The Black Arrow, John Hough
1984 Conan the destroyer (Conan el destructor) (con Kevin Phipps), Richard Fleischer
1987 Testigo azul, Francisco Rodríguez
1989 Quince, Francisco Rodríguez
1992 Christopher Columbus: the Discovery (Cristobal Colón, el Descubrimiento) (con Terry Pritchard) John Glen (diseño de producción: Gil Parrondo)

Ahora he comprobado que en el IMDb se han añadido películas a su filmografía, aunque esta página no sea del todo fiable, lo que es lógico teniendo en cuenta que mi libro se publicó en 1997.

Filmando en casa

El título de esta entrada no se refiere a los espectáculos domésticos que estoy estudiando en estos días, ni a documentales sobre arquitectura, sino a rodajes de largometrajes de ficción en los hogares de cineastas. Surge porque el otro día viendo El gran Buster, recordé que Keaton había sido el protagonista de Parlor, Bedroom and Bath, titulada horrorosamente en España como Pobre Tenoriodirigida por Edward Sedgwick,y filmada en 1930 en la villa que cinco años antes le había encargado al arquitecto Gene Verge Sr. para él, su mujer Natalie Talmadge y sus hijos.
No recuerdo ahora muchas películas que se hayan rodado en las casas de los propios cineastas, salvo Faces filmada en la vivienda de su director John Cassavetes y su protagonista Gena Rowlands, y Five dirigida Arch Oboler en el estupendo edificio que le encargó a Frank Lloyd Wright y al que en esta película posapocalíptica no le sacó demasiado partido.
Volviendo a la película de Keaton, en The Filmgoer' Annual de 1932 hay una información sobre ella cuando su título iba a ser Romeo in Pyjamas:

Los aficionados al cine que sienten curiosidad por ver cómo es el hogar de una famosa estrella de cine estarán interesados en ver a Buster Keaton en casa en Romeo in Pyjamas. Cuando se planeó la película, se buscó una mansión con jardines en terrazas y una piscina. Buster Keaton rápidamente ofreció su propia casa, de modo que cuando comenzó la producción, tuvo la experiencia única de levantarse por la mañana, desayunar y luego salir a su jardín para ir a trabajar. La casa de Keaton, los jardines de Keaton, la piscina de Keaton y el perro de Keaton, Elmer, están todos bien visibles en Romeo in Pyjamas.

Esta visión idílica no era cierta, en 1930 Keaton llevaba dos años contratado por la Metro Goldwyn Mayer haciendo películas que no le gustaban y que eran mucho peores que las  rodadas con su propia compañía, había ganado muchísimo dinero, pero su mujer había gastado mucho más, por lo que estaba teniendo problemas de liquidez, su mansión también se usó para rodar el cortometraje Running Hollywood, dirigido por Charles Lamont en 1932 y, según el IMDb en Stepping Out, dirigida por Charles Reisner en 1931 y producida también por la MGM, posiblemente Keaton alquilaba su propia casa a las productoras. De hecho, en 1932 se divorció de Natalie y ella se quedó con la villa pero pronto tuvo que venderla para pagar las deudas.
Keaton llamaba a su casa La villa italiana, tenía dos plantas en forma de X cada uno de los cuerpos de los brazos de la X de la planta superior estaba ocupado por las habitaciones personales de Buster y Natalie que así permanecían alejados y con accesos independientes que les permitían salir y entrar sin ser vistos por sus cónyuges.
Plano de la planta baja

Plano de la planta alta
Dando hacia el jardín había una gran escalinata con sesenta escalones que llegaba hasta una piscina y que normalmente era la imagen que más se divulgó del edificio.
Postal de la casa
En el plano inicial de Parlor, Bedroom and Bath se puede ver esa piscina desde arriba y la primera secuencia transcurre alrededor de ella.
Plano inicial de la película
Reggie Irving (Keaton) trabaja pegando carteles en la calle, ve los jardines de mansión desde el exterior, por encima de su valla y se queda tan asombrado, que al cruzar la calzada lo atropella el novio de la hija del dueño de la mansión y lo lleva a la casa para que lo curen, el protagonista no es rico y no hubiera podido acceder al interior sin este accidente, una broma al ser el propio hogar de Keaton, pero que fue premonitoria, porque cuando muchos años después pidió permiso para enseñar su antigua propiedad a su nueva mujer, Pamela Mason, la esposa de James Mason, que la había comprado, le impidió entrar.
En la película, también se ven las fachadas laterales del edificio en unas secuencias en las que Keaton hace algunas acrobacias, así como parte de las terrazas y jardines.
Fachada lateral con Keaton descendiendo desde un balcón
La diferencia entre rodar en un interior natural y en la propia casa es el conocimiento perfecto que se tiene del segundo al ser el espacio de la vida cotidiana y también la pérdida de intimidad, que ya se mencionaba en la anterior entrada dedicada a los youtubers.
En el documental Buster Keaton & the Italian Villa, dirigido por Jack Dragga en 2005, hay una frase atribuida a Louise Brooks:

Toda la vida de Buster entonces era una película. Su casa era un decorado, la piscina era un decorado, la barbacoa era un decorado.

Lo real y la ficción se unían hasta el punto que era inevitable que la casa se convirtiera en un espacio escenográfico.

23 de enero de 2020

Arquitectura de "youtubers"

Cartel de Vosotros sois mi película
Ante todo, debo empezar reconociendo que sabía muy poco, o casi nada, de los youtubers, ni siquiera cómo se escribía esta palabra en español y he tenido que seguir lo indicado por la fundéu, pero gracias al curioso y muy recomendable documental Vosotros sois mi película, dirigida por Carlo Padial, descubrí a su protagonista, Wismichu, y aparte de otros asuntos, me interesó la relación de estas personas, convertidas en personajes, con la arquitectura.
Por eso, como creo que ahora hacemos casi todos, primero tecleé en Google «youtuber» y según Wikipedia es un «tipo de celebridad en Internet», pero lo cierto es que no solo hay celebridades, sino miles de personas que tienen un canal en YouTube desde el que se dedican a lanzar mensajes sobre los aspectos más diversos e inauditos de muchísimos asuntos, evidentemente esta cantidad y variedad de canales dificultaban centrar su relación con temas arquitectónicos, por lo que tecleé «youtubers arquitectura» y aparecieron cientos de canales sobre arquitectura, así como algunos arquitectos que tienen su propio canal, pero esto, aunque es interesante y quizás sea objeto de alguna entrada en este blog, no era lo que me llamó la atención al ver la película. 
Wismichu pertenece al grupo de youtubers cuyos vídeos consisten fundamentalmente en la imagen de él mismo, sentado delante de su ordenador, hablando mientras mira directamente a la cámara y por tanto al espectador, estos vídeos suelen estar grabados en sus propios dormitorios o en habitaciones de sus casas, por ello busqué información sobre estas viviendas, pero lo que aparecía en Internet eran las mansiones que algunos se habían comprado, gracias a la riqueza conseguida con su trabajo o recorridos por sus viviendas, haciendo publicidad de la tienda donde habían comprado los muebles y enseñando figuritas y objetos de su vida privada, lo que también es interesante y podría ser objeto de otro comentario en este blog.
Si el vídeo es una película, lo que interesa ahora es lo que se ve detrás del protagonista, es decir, lo que en la película sería el espacio cinematográfico o el decorado. En los canales se pueden ver vídeos antiguos, dando la posibilidad de comparar cómo eran estos fondos antes y cómo son ahora. 
Empezando por uno de los youtubers que tienen más descargas, nunca se puede decir el que tiene más, porque los rankings cambien constantemente, PewDiePie, en 2011 estaba delante de un entorno blanquecino en el que se veía una puerta, una cama con cojines y en una esquina, casi oculta, una Silla Barcelona también blanca, todo ello iluminado de una forma convencional; 
PewDiePie, 4 de mayo de 2011
Sin embargo, en 2020, aunque el entorno tiene también tonos blanquecinos, su silla tiene un respaldo alto, como la de un coche de rallies y la iluminación está dirigida y centrada en un punto de la pared.
PewDiePie, 15 de enero de 2020
Una evolución parecida a la que ha sufrido El Rubius desde 2012, hasta este año, pero habiendo partido de un entorno aun más escueto, en el que en un contrapicado se ve solo una estantería desordenada que parece de Ikea y sin sillas Barcelona u otros muebles notables.
El Rubius, 27 de mayo de 2012
Hasta llegar a mostrar más espacio que su colega, ya que detrás de él hay otra estantería, ahora iluminada por dentro y llena de figuras, además de otro mobiliario también con objetos, y la iluminación también es mucho más compleja con dos colores, rojo y azul a ambos lados.
El Rubius, 5 de enero de 2020
En cuanto a Wismichu, en 2013 estaba delante de lo que parecen dos estores y una estantería oscura y siniestra, a una pared llena de carteles.
Wismichu, 20 de febrero de 2013

Wismichu, 6 de febrero de 2013
Recientemente está en un entorno parecido al de El Rubius, pero más abigarrado, con muchas más figuras, e incluso con un saco de boxeo, y con una iluminación también bicolor e incluida en el mobiliario. Parece que ambos quieren mostrar lo que les gusta, sus juguetes más apreciados para compartirlas con los espectadores, o quizás sea product placement, publicidad por emplazamiento de marcas para vender sus productos espero que pagándole bien a los youtubers
Wismichu, 29 de diciembre de 2019
En Vosotros sois mi película hay algunas secuencias grabadas en esta habitación desde otro punto de vista, viéndose que el techo de esta estancia tiene un forjado de bóvedas catalanas y unas vigas de acero de gran sección, que pueden ser un refuerzo o un adorno, lo que parece indicar que es una construcción antigua reformada, aunque también parece un plató preparado para un rodaje, ya se sabe que toda imagen se puede manipular para engañar y en una pantalla nada es lo que parece.
Captura de Vosotros sois mi película
Esta evolución de los fondos más sencillos y naturales, a otros más sofisticados, no es un patrón que han seguido todos los youtubers, hay otros, como Dulceida que siguen apareciendo delante de su armario o sentada en una cama, ya que sobre todo se dedica a hablar de ropa y complementos.
Dulceida, 15 de enero de 2020
Mientras otros, como Patty Dragona parece que aun está dentro de su habitación con lo que parece un elemento inevitable, la puerta de entrada a la estancia.
Patty Dragona, 13 de enero de 2020
Hay que tener en cuenta que aunque todas estas arquitecturas están en el fondo y parece que son accesorias y no interesan, la mayoría tienen un significado y están, o deberían estar, dando datos de los youtubers, que apoyan lo que dicen y cómo lo hacen, es decir, el primer plano de sus rostros y el sonido de sus voces,
Lo que se muestra aparenta sere espacios que forman parte de sus vidas, hay una impúdica muestra de su intimidad, intentando demostrar la verdad y la sinceridad de lo que dicen en sus mensajes directos dirigidos a personas que son más que espectadores, al haberse convertido en seguidores, como si no hubiera intermediarios fílmicos, aunque hay cortes de montaje, se añaden imágenes superpuestas e incluso hay mínimos cambios de plano. Se plantea que no haya una intervención ajena, el youtuber en una especie de selfie en movimiento, está solo frente a su pantalla, en la que está viendo reflejada su imagen y se dirige directamente a cada uno de sus millones de seguidores fieles, que también suelen encontrarse solos ante sus pantallas, piensan que hace falta su propia imagen para aumentar su convicción en lo que dicen, como si fueran predicadores lanzando mensajes al vacío, que permanecen en eso que se ha denominado ciberespacio.

19 de enero de 2020

La escala humana

En la última entrada de este blog se comentaba el número cuarenta de la colección arquia/documentales, que editó la Fundación arquia, ahora acaba depublicarse el siguiente, que está dedicado a La escala humana, dirigido por Andreas M. Dalsgaard en 2012. 
Una película que se ha difundido muy bien, basta recordar que en 2013 participó en cerca de setenta festivales de cine de todo el mundo, y sobre la que se han hecho muchos comentarios, y que comienza con este texto: «El arquitecto Jan Gehl ha estudiado y escrito sobre las ciudades para las personas desde hace 40 años. Alrededor del mundo, arquitectos, urbanistas, políticos y pensadores se han inspirado en sus ideas», desde el inicio queda claro que la escala humana se va a ver solo desde la óptica de este arquitecto, pasando entonces a una vista aérea, nocturna y en movimiento de Nueva York, mientras se escucha una voz en off: «Imaginen una película de ciencia ficción. Estamos en un paisaje urbano, frío y distante. Imaginen que vivimos en ese futuro ahora mismo. La megaciudad es una realidad y se parece mucho a las imágenes de las películas de ciencia ficción del siglo XX», demostrando que, o el director y guionista no ha visto muchas películas de ciencia ficción, o que ha caído en el tópico de creer que ese género ha predicho cómo sería nuestro presente.. 
El documental está dividido en cinco capítulos cuyos poéticos títulos podrían dar una idea de lo que tratan, estando dedicado cada uno casi completamente a varios lugares:
        1. Primero moldeamos a las ciudades, luego nuestras ciudades nos moldean (China).
        2. Lo que mides es lo que te importa (Copenhague y Nueva York).
        3. ¿Cómo haces más con menos? (Chongging y Melbourne).
        4. Avanzando hacia un caos, creado por ti (Daca).
        5. Es muy barato ser agradable con la gente (Christianchurch).
El estudio de Gehl ha trabajado en todas estas ciudades, menos en Daca y en esta última se entrevista a un grupo de profesionales que han traducido sus libros y los utilizan para sus reivindicaciones, la mayoría de los entrevistados pertenecen a ese estudio y en ningún momento del documental se hay alguna objeción a ese trabajo o una autocrítica por pequeña que sea. En cuanto a lo que parece que fundamentalmente plantean, es algo que ya está tan claro, incluso para algunos políticos, como eliminar el tráfico de automóviles y darle ese espacio público a los ciudadanos.
En algunos momentos, La escala humana parecer un publireportaje del estudio Gehl Architects, con unas imágenes espectaculares, es útil leer el texto del libreto que se adjunta al DVD, escrito por el arquitecto Juan Luis de las Rivas Sanz, para entender el contexto en que han surgido las ideas de Gehly y otros profesionales que también siguen intentando humanizar las ciudades.

6 de enero de 2020

La ciudad de las ciudades

Acaba de aparecer el número 40 de la colección arquia/documental y ante todo hay que celebrar que la fundación arquia haya podido publicar esta cantidad de películas, muchas de ellas fundamentales para entender la profesión de los arquitectos. 
En este número titulado La ciudad de las ciudades: Congreso Anyway, se ha modificado el concepto original de la colección, en la que hasta ahora siempre se habían publicado documentales sobre arquitectos o temas arquitectónicos y urbanísticos, dirigidos por un cineasta, sin embargo, esta es la primera vez en que se recoge el resumen que hizo alguien, a quien no se acredita, de un congreso celebrado en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona en 1993.
He de reconocer que esta innovación no me seducía y comencé a ver la grabación con muy pocas ganas, con la intención de pararla pronto, pero comenzó a interesarme cada vez más, hasta que la terminé, con ganas de que la recopilación hubiera sido más larga.
El vídeo resume en ciento ocho minutos las conferencias y mesas redondas del congreso Anyway desarrollado durante tres días, 4, 5 y 6 de junio de 1993, seleccionando fragmentos, grabados en un austero blanco y negro, de aquello que el anónimo -pero muy profesional- realizador consideró lo más significativo de lo que dijeron conocidas figuras de esos años dedicadas al estudio de la arquitectura y la ciudad, algunas de ellas, antes de que se convirtieran en los "starchitects" de las siguientes décadas.
Es curioso que una de estas figuras, a la que debo reconocer que no conocía, Mark C. Taylor, se adelantase a su tiempo y hablase sobre el ciberespacio, aunque dijese que este nombre es poco acertado y problemático, diciendo que «la mayor parte de las luchas económicas y políticas más importantes del siglo XXI se mediarán en ese ciberespacio, pero esas luchas no serán menos reales porque tengan lugar en un espacio de simulación, más bien al contrario, las ciberguerras definirán la forma y el contenido de lo que consideramos real. Si la arquitectura quiere asumir sus responsabilidades sociales y una vez más, responder a su función política, debe encontrar modos de intervenir y actuar en un registro imaginario que conforma la mediatriz de nuestro mundo. A medida que la red crezca, la arquitectura del ciberespacio determinará las condiciones de vida, tanto como el diseño del espacio que una vez nos pareció real. Incapaz de encontrar un método y aún así incapaces de aceptar todos los métodos, buscamos con urgencia cualquier forma que nos permita continuar. A medida que entremos inevitablemente en estos nuevos espacios que se abren ante nosotros, descubriremos que solo podremos negociar las diferencias que nos separan por medio del "networking"».
Este número de arquia/documental incluye como los anteriores un libreto, esta vez escrito por el arquitecto José Juan Barba, creador de la importante y veterana revista Metalocus, un texto que es fundamental para entender el momento histórico y las circunstancias en que se desarrolló el congreso, en relación con este blog, hay que decir que el autor menciona la película Atómica y el cómic en que se basa su guión.
Por último hay que recordar que la fundación arquia publicó el libro Los artículos de Any, con todas las intervenciones de Ignasi Solá-Morales y que entre sus documentos cuenta con numerosas conferencias que pueden verse en su página web.

2 de enero de 2020

La ciudad desde el aire en las pantallas. Espectador y transeúnte

Acaba de aparecer el número 19 de la revista Quintana, correspondiente a diciembre de 2019, editada por el Departamento de Historia da Arte de la Universidade de Santiago de Compostela. Su tema principal es «Ciudades en papel. Arquitectos y artistas, espectadores y transeúntes» y me invitaron a escribir un artículo sobre este tema, que titulé como esta entrada, «La ciudad desde el aire en las pantallas. Espectador y transeúnte», y cuyo resumen es el siguiente:

La vista del paisaje urbano desde lo alto ha fascinado a los seres humanos, una mirada diferente a otras y que modifica la percepción de la ciudad. El cine desde sus inicios ha empleado esa mirada aérea urbana, mostrando las ciudades directamente desde aeronaves y también como fondo de otros artefactos voladores. Según donde se sitúe la cámara en esas aeronaves, cambia el punto de vista, que puede ser frontal, trasero, lateral e inferior, en cuanto a lo observado desde las alturas, se han elegido inicios de películas filmadas en Madrid. En la actualidad hay otra mirada a la ciudad mediatizada por los programas informáticos. La representación aérea y en movimiento de las ciudades, implica un nuevo modo de pensar y experimentar el paisaje urbano, que provoca un cambio significativo en los espectadores y transeúntes.

Este texto forma parte de una investigación que he estado realizando sobre la representación desde el aire de las ciudades que surgió a raíz de una conferencia impartida en Fotograma 018 organizada por el GIRAC de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Valladolid, titulada «Planos de situación: Ciudades en principios de películas», que generó un artículo para un libro colectivo que iba a publicarse en Estados Unidos y posteriormente otro titulado: «Desde el cielo y en descenso hasta el monumento: Ciudades en principios de películas», publicado el año pasado en el número 40 de la revista mexicana Bitácora Arquitectura y que ya se comentó aquí. Aprovecho para agradecer a los responsables de Quintana por haberme invitado a participar en su prestigiosa publicación.

27 de diciembre de 2019

Construcciones filmadas. Reseña en ABC

En el ABC Cultural de hoy, se publica un artículo de Fredy Massad titulado «Construir a pie de letra: Libros de Arquitectura para estas Navidades» con el subtítulo: «La arquitectura también se lee, he aquí una selección de títulos que no debería faltar en su carta -ya- a los Reyes Magos», entre los seis elegidos se encuentra Construcciones filmadas: 50 películas esenciales sobre arquitectura, del que bajo la entradilla «El cine que se construye», escribe: 

El arquitecto Jorge Gorostiza es uno de los mayores especialistas en las relaciones entre cine y arquitectura. En este libro analiza de manera eminentemente didáctica una atinada y amplia selección de películas y documentales para poner de manifiesto cómo se establecen esas relaciones. Decidido a abordar todos los aspectos que aúnan ambas artes, escoge como temas fundamentales la profesión arquitectónica, el edificio y la ciudad filmados, la arquitectura creada para la ficción, su influencia sobre la real o la representación cinematográfica de la disciplina. Gorostiza habla de cine y arquitectura, y pone al servicio de los arquitectos un repertorio fílmico indispensable.

Es un gran honor que mi libro haya sido elegido junto a Imaginando la casa mediterránea, Italia y España en los años 50 de Antonio Pizza y Fernando Higueras, desde el origen, dos catálogos de exposiciones del Museo ICO, editado el primero por Ediciones Asimétricas; La casa de Ozu de Marta Peris Eugenio; Pasando a limpio de Óscar Tusquets; y Ricardo Bofill: Visions of Architecture sobre la obra de ese arquitecto. Solo conozco el libro sobre Ozu, basado en la tesis doctoral de su autora y me parece estupendo, por lo que es aun más importante que Construcciones filmadas esté en este grupo de publicaciones.
Esta mañana cuando me enteré que se había publicado esta reseña en el ABC, fui a un quiosco a comprar un ejemplar para archivarlo, como hago siempre cuando se publica algo sobre mis libros, el anciano quiosquero estaba en penumbra y cuando le pregunté si tenía el ABC, me miró extrañado, le dije «el diario ABC» por si no me había entendido y él me respondió que hacía por lo menos cuatro años que ese periódico no llegaba a Tenerife. Efectivamente, he visto que desde el 31 de diciembre de 2014 no hay ejemplares en papel de ese diario, ni en Canarias, ni en Baleares. Todo desaparece.
Related Posts with Thumbnails