19 mayo 2022

Architecture and the Urban in Spanish Film

Cubierta del libro
Hace un par de días llegó a mi casa Architecture and the Urban in Spanish Film, un libro publicado el año pasado por Intellect, y aunque ya lo había recibido para descargarlo, no quería escribir sobre él hasta tenerlo en mis manos. 
Este libro, como indica su título, recoge una serie de artículos sobre la arquitectura y lo urbano en el cine español, y no se hubiera editado sin el esfuerzo titánico de la doctora Susan Larson, que lo ideó y se ocupó de coordinarlo minuciosamente. 
Un libro colectivo que recoge textos de autores españoles y estadounidenses, la mayoría de ellos profesores en universidades como las de Arizona, Northern Illinois, Texas Tech, Valencia, Valladolid, Virginia, Warwick, Washington Seattle y las madrileñas Camilo José Cela, Complutense, Politécnica y San Pablo CEU. 
Con investigadores de procedencias tan variadas, no es extraño que los artículos, dentro del tema general, se ocupen de asuntos innovadores muy diferentes entre sí y abarcando un arco temporal muy amplio, y para comprobarlo, basta leer el índice del libro:

INTRODUCCIÓN
«Architecture, the Urban and the Critical Possibilities of Spanish Film Studies», Susan Larson
 
PART 1: ARCHITECTURE AND THE URBAN 
1. «Architecture, Urbanistic Ideology and the Poetic- Analytic Documentary Mode in Mercado de futuros (2011) by Mercedes Álvarez», Benjamin Fraser
2. «Establishing Shots as Urban Blueprints in Spanish Feature Films», Jorge Gorostiza
 
PART 2: MOBILITY
3. «The Rhythm of the Modern City: Traffic and Mobility in Spanish Film,1896– 1936», Nuria Rodríguez- Martín
4. «Childhood Spectacle, Modernity and Madrid as a Dystopic City: Luis Lucia’s Cerca de la ciudad (1952)», David Foshee
5. «Elevators and the Poetics of Vertical Mobility in Spanish Film», Tom Whittaker
 
PART 3: SURFACE TENSIONS 
6. «An Archi-Texture of Pleasure: The Verbena, the Modistilla and the Mantón de Manila in Rosa de Madrid (1927)», Juli Highfill
7. «Surface Tension and Utopian Underworlds: Orpheus and the Executioner in Luis García Berlanga’s El verdugo (1963)», Patricia Keller
 
PART 4: THE EVERYDAY 
8. «Mediating Everyday Life: Domestic Architecture in Spanish Film», Josefina González Cubero y Alba Zarza Arribas
9. «Through the Looking Glass: Images of the Ordinary World in Oscar- Nominated Spanish Cinema», Emeterio Diez Puertas y María de Arana Aroca
 
PART 5: MEMORY AND THE MONUMENTAL 
10. «Who and What Was José Antonio Nieves Conde Criticizing in the Film El inquilino (1957)?», Susan Larson y Carlos Sambricio
11. «Madrid 1964: Icon of Modernity or City of Memory? A Look at the ‘Details’», Vicente Sánchez- Biosca
12. «Making Madrid Plastic: Waste and Space in Pedro Almodóvar’s Post- movida Films», Samuel Amago
 
PART 6: THE VIRTUAL 
13. «Uncanny Urbanism and Generational Shifts in Carlos Marques Marcet’s 10.000 km and Anchor and Hope», Leigh Mercer
14. «Dead to Capitalism: Zombified Territory and Junkie Spaces in Cabanyal Z, or How to Unleash Monstrous Creativity in the Urban», Stephen Luis Vilaseca

En la cubierta del libro aparece la fotografía de Emilio Ruiz del Río dentro de una maqueta que afortunadamente se conserva en la Filmoteca Española, y que construyó para la película Operación Ogrosujetando el Dodge Dart en el que iba Carrero Blanco; hace varios años Emilio me contó que toda la maqueta estaba hecha a la misma escala que los automóviles de juguete, que compró para ponerlos en las calles. Me alegra que la doctora Larson escogiera esa foto que además es un homenaje a un gran profesional cinematográfico y una estupenda persona.
Mi artículo, como antes se mencionaba, se titula «Establishing Shots as Urban Blueprints in Spanish Feature Films», fue el primero que escribí sobre el tema de la ciudad en los inicios de las películas españolas, un asunto que surgió a raíz de una conferencia impartida en Fotograma 018 organizada por el GIRAC de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Valladolid, titulada «Planos de situación: Ciudades en principios de películas», que generó posteriormente otro artículo titulado: «Desde el cielo y en descenso hasta el monumento: Ciudades en principios de películas», publicado en 2019 en el número 40 de la revista mexicana Bitácora Arquitecturaque ya se comentó aquí, y por último por ahora el texto «La ciudad desde el aire en las pantallas. Espectador y transeúnte», editado en el número 19 de la revista Quintana y también comentado aquí; al haberse publicado después de los dos anteriores, al leerlo ahora no se puede comprobar la evolución de la investigación, pero a pesar de ello, como otras veces, por si pudiera interesarle a alguien, copio su principio, en "versión española":

En español se denomina “plano de situación” al primer plano que se incluye en todos los proyectos de arquitectura, en la mayoría de los de ingeniería y en los planes urbanísticos, en este plano se indica dónde estará situada la edificación que se va a construir o reformar, o la zona que se va a planificar, y su escala permite que se muestre casi toda la ciudad o al menos una amplia zona de la misma. Hay una relación directa entre este término arquitectónico y el cinematográfico ya que en español también se denomina “plano de situación” al plano con el que se inician las películas y que habitualmente es un plano general con amplias vistas de la ciudad donde se va a desarrollar el argumento.

Hasta aquí el fragmento, si desean seguir leyéndolo junto con los otros, les aconsejo que compren Architecture and the Urban in Spanish Film, y mejor en una librería como, por ejemplo, 8 1/2 en Madrid.

20 abril 2022

10 libros de cine

Cubierta de Hitchcock Truffaut. El Cine
según Hitchcock, edición definitiva.


Claudio Utrera nos pidió a ocho escritores que escogiéramos los diez mejores libros de cine o los que más nos hubieran influido, justificando nuestra elección con una pequeña entradilla. Los participantes en esta encuesta fuimos por orden alfabético: 
Aurelio Carnero, Isabel Castells, Carlos F. Heredero, Luis Miranda, Jesús Palacios, Antonio Weinrichter, Jara Yañez y yo. Esta selección con un artículo de Claudio, se publicó en La Provincia el pasado Viernes Santo. Mi entradilla y los libros que elegí son los siguientes:

Es muy complicado hacer una lista con los mejores libros de cine, como lo es escoger las películas más interesantes filmadas en un periodo de tiempo, y mucho más ordenarlos según su importancia. Siempre me han atraído las ideas de los cineastas, ya sean narradas por ellos mismos, como Buñuel y Almendros, o a través de otros, como Truffaut y Bogdanovich -también cineastas- aun sabiendo que muchas veces no cuentan la verdad. Otros autores analizan a directores, Berriatúa, o una película, Pirro. Pero los más impresionantes son aquellos ensayistas que sorprenden abriendo caminos, como el colectivo coordinado por Rosenbaum y Martin, Quintana, Aumont y los Affron.

  2. Néstor Almendros: Días de una cámara (Seix Barral, 1991)
  3. Luis Buñuel: Mi último suspiro (Plaza y Janés, 1982)
 4. Jonathan Rosenbaum, Adrian Martin (coord..): Mutaciones del cine contemporáneo (errata naturae, 2010)
  5. Luciano Berriatúa: Los proverbios chinos de FW Murnau (Filmoteca Española, 1991)
  6. Ugo Pirro: Celuloide (Libertarias, 1990)
  7. Peter Bogdanovich: Ciudadano Welles (Grijalbo, 1994)
  8. Ángel Quintana: Después del cine: imagen y realidad en el cine digital (Acantilado, 2011)
  9. Jacques Aumont: La imagen (Paidós, 1992)
10. Charles Affron y Mireia Jona Affron: Sets in Motion: Art Direction and Film Narrative (Rutgers University Press, 1995)

Es curioso que entre los elegidos ni un solo libro está escrito por los participantes en la encuesta. Respecto a los títulos con más votos son, con tres votos, la entrevista de Truffaut con Hitchcock, aunque Carnero eligiera la edición reducida publicada por Alianza Editorial y ¿Qué es el cine? de Bazin; y con dos votos las memorias de Buñuel, el libro colectivo coordinado por Rosenbaum y Martin, Perseverancia de Daney, La narración en el cine de ficción de Bordwell y el clásico Praxis del cine de Burch.
Una encuesta interesante para descubrir libros a veces poco mencionados y además para recordar otros casi olvidados.

10 abril 2022

Malo sería...

Cubierta del libro
Julio murió en 2020, fue otra de las víctimas del coronavirus y desde entonces echo de menos los artículos que publicaba los sábados en La Voz de Cádiz, y que me mandaba por el correo de facebook. 
Hace unos meses, Carmen Fraisoli, su viuda, me pidió que escribiera un texto para un libro colectivo sobre él, que además recogería una selección de esos artículos. 
Este libro ya está en las librerías, se titula Malo sería... Julio Malo de Molina el arquitecto de papel, lo ha publicado Ediciones El Boletín con el apoyo del Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Cádiz, el Colegio Oficial de Arquitectos de esa provincia y el Diario antes mencionado.
El volumen está dividido en varios capítulos, en el primero «Escriben algunos seres queridos», hay textos de -por orden de aparición, como en las películas-, Helena Malo de Molina, Alberto Campo Baeza, Antón Capitel, Antonio Lopera, Antonio Miranda, Augusto Penedo, Carlos Flores Pazos, Carlos Puente, Carme Pigem, César Portela, Laureano Matas Trenas, Gabriel Ruiz Cabrero, José Luis Malo de Molina, José María Torres Nadal, Lola Alonso Vera, Manuel Baena, María Teresa Muñoz, Patxi Mangado, Rafael Moneo, Ricardo Aroca, Tomás Carranza, Luis Modet y Carlos Bento. En el resto del libro se recogen escritos de Julio agrupados en los apartados: «Vivencias», «Cádiz», «Arquitectura», «Viajes», «Política y Social», «Literatura», «...y epílogo», por último hay una sección con fotografías de Julio y sus diseños para algunas cubiertas y portadas de libros y revistas.
Mi texto es el segundo del primer capítulo, se titula «Una vez cada década», y es un breve recuerdo de alguien extraordinario, al que muchos quisimos y admiramos, y al que ahora añoramos, pero sigue cerca gracias a este libro.

09 marzo 2022

La ciudad en el cine

Ediciones Asimétricas acaba de publicar el libro La ciudad en el cine: Recorridos, encuadres, secuencias, montajes, coordinado por el arquitecto Antonio Pizza
En la contracubierta del libro se puede leer el siguiente texto: 

«La cinematografía y la arquitectura destacan como dos actividades de modificación de la realidad, enriquecidas por sus múltiples intercambios. A las dos corresponde un trabajo peculiar de manipulación con “el espacio”, “la luz” y “el movimiento”; y si la arquitectura vive en el “tiempo”, evoluciona y se transforma, de la misma manera uno de los objetivos de la cinematografía será registrar el innato tránsito espacio-temporal de los acontecimientos. Por otro lado, se establecen de inmediato otras interacciones: es manifiesta la presencia del cine en la ciudad: la arquitectura de las salas de proyección, los estudios de producción cinematográfica, la presencia de publicidad en el contexto urbano; a su vez, será llamativa desde sus inicios la exhibición de la ciudad en las pantallas, a menudo como “actriz protagonista”. Existe además un nexo directo y verificable entre la realidad metropolitana, las diversas fenomenologías de lo moderno y la técnica de representación cinematográfica, convertida —desde su nacimiento, ya en el siglo XX—, en un "medium" privilegiado para interpretar las múltiples facetas de la cultura arquitectónica y urbana. Los ensayos recogidos en este volumen enfocan una historia de las relaciones que se han ido tramando entre el proyecto arquitectónico-urbano y la “nueva” técnica de representación cinematográfica. Parte de ellos son fruto de investigaciones docentes llevadas a cabo en la asignatura Arquitectura y Cine, activa en la ETSAB-UPC desde 2010; otra parte está constituida por ensayos a cargo de destacados especialistas sobre el tema, que han sido invitados a propósito para colaborar en esta publicación».
 
Los «destacados especialistas» mencionados están también en la contracubierta, por orden alfabético y son -somos- los siguientes: Eusebio Alonso García, Cristina Arribas, Manuel García Roig, Jorge Gorostiza, Ramon Graus, Celia Marín, Maria Mauti, Sara Pérez Barreiro, Marta Peris, Antonio Pizza, Daniele Porretta, Carme Puche, Iván Rincón Borrego, David Rivera, Alessandro Scarnato y Daniel Villalobos.
Mi artículo se titula: «Al descubierto, a la vez: Edificios seccionados», en él estudio las edificaciones que aparecen seccionadas en muchas películas, teniendo en cuenta que muchas de ellas no se habían mencionado antes, y comienza así:

Algunos espacios no pueden percibirse en la realidad y solo es posible apreciarlos gracias a la imagen en movimiento, mediante los instrumentos que sirven para mostrarla, como proyectores y pantallas. Este espacio se ha denominado “Ilusorio […] pertenece siempre a una ficción, aunque no se clasifique en función de esa ficción, y en él se conjugan dos variables: el ámbito, el espacio escenográfico cinético, y el movimiento que los personajes y/o los objetos desarrollan en su interior, relacionado con el que pueden realizar en nuestro entorno habitual”. 
Espacio Ilusorio clasificado en cuatro tipos según las dos variables mencionadas sean reales o irreales: “que el ámbito sea real o no lo sea, y que el movimiento que se desarrolla en su interior sea también real, es decir, cumpla con las leyes físicas tal como las conoce y experimenta el ser humano cotidianamente, o no lo sea”.
Uno de esos tipos es el “simbolizado” en el que “se cumplen las leyes del movimiento, pero el ámbito no es real. Se divide en tres clases, según se relacione con la pintura, el teatro o la arquitectura”, en pictórico, teatral y arquitectónico. Este último, casi siempre son “edificios seccionados en los que pueden verse las distintas dependencias al unísono”, con la cámara y el espectador situados en un lugar desde donde se ve algo que normalmente estaría oculto por un paramento, como si no existiera o fuera transparente, mostrando lo oculto del mismo modo que la representación de una sección arquitectónica».

Si alguien desease seguir leyéndolo, tendrá que comprar La ciudad en el cine: Recorridos, encuadres, secuencias, montajes. 

13 febrero 2022

Los Gucci y Luigi Moretti

El otro día vi esa divertida mezcla entre ópera bufa y astracanada que es La casa de los Gucci. Si algo destaca en la película, son las localizaciones y por eso hay muchas páginas en Internet sobre los lugares reales dónde se grabaron sus escenas, sin embargo, no se suele mencionar una de ellas, posiblemente la más interesante. Donde se desarrolla una secuencia que comienza viéndose a Paolo Gucci (Jared Leto) dentro de una sala practicando esgrima y luego en la planta alta del mismo edificio sentado en una silla con su primo Maurizio (Adam Driver) tomando un café, ese edificio es la Casa delle Armi en el Foro Itálico de Roma, construido entre 1934 y 1936, según el proyecto de Luigi Moretti.
Driver y Leto en la Academia de Esgrima de Moretti
No es la primera que aparece este edificio en las pantallas, una de ellas es en las primeras secuencias de La escapada, cuando por delante de su fachada pasa el descapotable en el que circulan por una Roma vacía Bruno Cortona (Vittorio Gassman) y Roberto Mariani (Jean-Louis Trintignant), conduciéndoles hacia el mar y la aventura.
Gassman y Tringtignant pasan por delante de la fachada de la Academia
Los edificios de Luigi Moretti se han empleado también en el cine con otros usos, por ejemplo la Palestra del Duce, construido también en 1936 y en el Foro Itálico, en vez de su función original como gimnasio, se convirtió en un inmenso y amenazador despacho en Milagro en Milán.
Milagro en Milán
Sin duda el edificio creado por Moretti que más veces se ha visto en el cine ha sido el Watergate, por lo que sucedió en su interior en 1972, que ocasionó la dimisión de Nixon y por estar situado en Washington. Una de las últimas ocasiones ha sido el edificio donde vive la superheroína Diana Prince (Gal Gadot) alias Mujer Maravilla en Wonder Woman 1984.
Gal Gadot en el apartamento del Watergate
Volviendo a La casa Gucci, es una lástima el poco partido que se le ha sacado a una edificación tan interesante e incluso fotogénica, como la Casa delle Armi, que se usa solo como fondo para una conversación que mantienen dos personajes, que podría haberse desarrollado en cualquier otro escenario sin que se modificase su contenido y significado.

04 febrero 2022

De "Pennies from Heaven" a "Tick, tick... Boom"

El otro día vi tick, tick... BOOM!, pero no voy a escribir una crítica sobre ella, no podría ser imparcial, porque ante todo, he de confesar que es extraño que me disguste una película musical y, quizás solo por eso, la mayoría del metraje de esta me interesó, aun reconociendo sus defectos.
Lo que quiero comentar aquí está relacionado con la arquitectura, 
como casi siempre en este blog, y es la secuencia del número musical Sunday, que se desarrolla un domingo por la mañana temprano, en la cafetería Moondance donde trabaja Jonathan Larson, el protagonista de la película, y donde se encuentran una serie de intérpretes famosos de otros musicales, entre ellos Joel Grey
El local se encuentra en un edificio alargado, parecido a un vagón de tren, con su acceso situado en medio de la fachada más larga y principal, muy parecido a otros muchos vistos en las pantallas, lo notable de esta secuencia es que su fachada de repente se abate hacia afuera, permitiendo que se vea todo el interior, como si estuviera seccionado.
Plano final de la secuencia en el Moondance
Hay que retroceder un par de meses, cuando estaba escribiendo un artículo que me encargó Antonio Pizza sobre edificaciones seccionadas aparecidas en las pantallas, para un libro que publicará muy pronto Ediciones Asimétricas, titulado La ciudad en el cine: Recorridos, encuadres, secuencias montajes, que comentaré aquí en cuanto esté en las librerías. Entonces Javier Rodríguez Barberán me recordó una secuencia de Dinero caído del cielo (Pennies from Heaven) que también se desarrolla en una cafetería, esta vez llamada Sammy's, que está en un edificio alargado muy parecido al del Moondance y en la que de repente, la fachada se abre hacia afuera, pudiéndose ver todo su interior al mismo tiempo.
Sammy's sin fachada dejando ver su interior
Pennies from Heaven se estrenó en 1981 y en ella se recrearon algunas secuencias de películas musicales, rodadas en las décadas de los treinta y cuarenta; justo cuarenta años después de su estreno, en 2021, se grabó tick, tick... BOOM! que a su vez tiene la referencia mencionada, pero ya no es a los primeros y originales musicales, sino a su recreación. La copia de la copia, es más fácil que funcione bien, como en este caso.

17 enero 2022

Mejores películas 2021

Me han solicitado desde la veterana página web
 Miradas de Cine que 
otro año más les facilite una relación con las que yo creo que han sido las diez las mejores películas del 2021 y como ya hice el año pasado la publico aquí, por si pudiera interesarle a alguien.
Ya he escrito en otras ocasiones que me cuesta mucho elaborar estas listas, porque a menudo es muy complicado escoger entre dos títulos que pueden tener una valoración muy parecida, de todos modos es un gran honor para mí colaborar con cualquier publicación, intentando poder aportar algún aspecto diferente o destacar algún título que haya podido pasar desapercibido.
He hecho mi lista por orden alfabético y es la siguiente:
 
Anette (Leos Carax)
El poder del perro (Jane Campion)
Espíritu sagrado (Chema García Ibarra)
First Cow (Kelly Reichardt)
La viajante (Miguel Mejías)
Los lobos (Samuel Kishi)
Otra ronda (Thomas Vinterberg)
Petite Maman (Céline Sciamma)
Quién lo impide (Jonás Trueba)
Titane (Julia Ducournau) 

26 diciembre 2021

Madrid en "La casa de papel"

Títulos de crédito de las temporadas 1 y 2, con la maqueta del edificio del
CSIC
 
En estos días navideños he visto toda La casa de papel hasta terminar con 
el décimo episodio de la quinta y última temporada. 
Siempre he preferido ver las series cuando han concluido, aunque muchas veces su final depende de la audiencia y nunca se sabe cuándo han acabado de verdad. 
Se puede escribir mucho sobre esta serie, por ejemplo sobre sus incoherencias, como la desaparición de tres personajes, los soldadores, de las tres últimas temporadas, que están en el sótano del Banco de España, o cómo se puede disparar con un lanzacohetes dentro de un edificio y que no se hunda, pero estas cuestiones son normales en el cine y no suelen afectar al desarrollo de la acción, como este es un blog sobre las relaciones entre el cine, la arquitectura y la ciudad, lo que interesa es la realidad y la ficción en la ciudad que aparece en las imágenes, en Madrid.
Antes de continuar he de decir que en esta entrada no se va a dar una relación de las localizaciones donde se grabó la serie, porque ya hay numerosas páginas en Internet que tratan sobre este tema y entre ellas recomiendo esta, que es una de las más completas.
Como ya sabrán, en sus dos primeras temporadas, se narra un robo ejecutado en la sede de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, mientras que en las tres últimas lo que se roba es todo el oro depositado en el Banco de España
Empezando por el primer atraco, no se eligió el edificio real, situado en el número 106 de la calle Jorge Juan, sino el que ocupa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que está en la calle Serrano, 117; esta elección debe responder a motivos urbanos, ya que la localización en la que se realizó la grabación tiene delante una amplia plaza, donde se desarrollan varias secuencias, que no se hubieran podido grabar en un espacio más estrecho como el de la calle Jorge Juan. 
La sede del CSIC transformado en templo egipcio para Marco
Antonio y Cleopatra
Este cambio de edificios también afecta a la maqueta de papel cuya construcción se muestra en los títulos de crédito, así como en varias secuencias, que reproduce la sede del Consejo, un edificio cuya fachada ya fue utilizada en el cine, cuando Emilio Ruiz del Río la transformó en un templo egipcio para Marco Antonio y Cleopatra, manteniendo solo su columnata y la escalera, gracias a una prodigiosa pintura hecha sobre un cristal, demostrando una vez más que una edificación vista en una pantalla puede ser cualquier otra e incluso de otro tiempo.
La inspectora trazando y su circunferencia
Respecto a la ciudad, en la segunda temporada hay unas escenas en las que la inspectora Murillo para atrapar a El Profesor pega un plano de la ciudad en una pared de su chalé y dibuja una circunferencia cuyo centro está en una cafetería donde se han encontrado varias veces, como en una de ellas la inspectora lo llamó por teléfono, teniendo en cuenta el tiempo que él tardó en llegar, establece el radio de la circunferencia, creyendo que su guarida estará dentro del área de este círculo; el plano que usa pertenece a Madrid y es curioso que la circunferencia esté más cerca de la Fábrica real que del Consejo, su centro está en el número 69 de la calle Maldonado, donde actualmente hay una cafetería, pero distinta a la que aparece en la serie.
Cafetería en la Calle Maldonado, 69 (Fuente: Google Maps)
La inspectora recorre esa zona entrando en varias tiendas y llevándose las imágenes garbadas por sus cámaras de vigilancia, intentando ver a El Profesor, concretamente se le ve saliendo de dos: Efecto 2000 y Las Mil y Una Flores, que existen en la realidad y están en las calles Valderibas, 34 y Sánchez Barcáztegui, 31 respectivamente, bastante cerca una de la otra, pero muy lejos de la circunferencia marcada en el plano, como también está muy lejos de ese círculo la fachada donde se grabó la entrada del lugar donde se esconde El Profesor, que, según este enlace, se encuentra en el número 33 de la calle Miguel Yuste.
Plano con las localizaciones de las dos primeras temporadas:
A.- Fabrica Nacional de Moneda y Timbre
B.- Consejo Superior de Investigaciones Científicas
C.- Área marcada por la inspectora en su plano
Es interesante que una de las edificaciones que más se destaca en ese plano sea precisamente la de los Nuevos Ministerios, donde se grabaron las temporadas tercera, cuarta y quinta de la serie. 
Títulos de crédito de las temporadas 3, 4 y 5 con la maqueta de la 
sede del antiguo Ministerio de Fomento
El antiguo Ministerio de Fomento, hoy  Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, en el edificio de los llamados Nuevos Ministerios, situado en el Paseo de la Castellana, 117, obra del arquitecto Secundino Zuazo, figura ser en la serie el Banco de España, que en realidad se encuentra en el número 48 de la calle de Alcalá, haciendo esquina con la Plaza de la Cibeles. 
Es curioso que en la reciente película Way Down, cuyo argumento narra el atraco a ese banco, sí se situó el edificio dónde se encuentra en la realidad, una situación fundamental, porque en el guion es importante el papel que juega la multitud que se congrega en ese lugar para celebrar los triunfos deportivos, es este caso el Mundial de Fútbol de 2010.
Plano con las localizaciones de las tres últimas temporadas:
A.- Banco de España
B.- Nuevos Ministerios
Como escribía antes, esas incoherencias entre lo real y lo ficticio, no afectan a la serie, pero resultan curiosas y por ejemplo se puede preguntar, por qué no le dieron a la actriz que interpreta a la inspectora, un plano que se correspondiera con los lugares dónde se grabaron los episodios. 
Los diseñadores de esta serie han creado un nuevo Madrid, el Madrid de La casa de papel, que quizás termine siendo más real que el de verdad.

20 diciembre 2021

Francisco Prósper. Creador de ilusiones

Cubierta del libro
Hace unos días me llegó por correo el último libro que ha escrito Domingo Lizcano, quien sigue compaginando sus investigaciones con su trabajo como profesional en el mundo de los efectos especiales, y que lleva el título de esta entrada: Francisco Prósper. Creador de ilusiones
Tras haber publicado en la editorial Área 51 que regenta junto a Antonio Garcinuño,, los libros Los alquimistas del 7º arte. Efectos especiales en el cine español y Carlo de Marchis. Maquetas, látex, monstruos y aviones, este autor decidió afrontar el estudio de uno de los profesionales más polifacéticos del cine español, el constructor de decorados, técnico de efectos especiales y director cinematográfico Francisco Prósper.
Tuve la suerte de que Domingo me solicitase escribir un prologo para su libro, cuyo inicio reproduzco a continuación:

«Hace mucho tiempo, España era un país en el que había numerosos estudios de rodaje, donde se filmaban muchas películas a la vez, que permitían ganarse la vida a un gran número de diversos profesionales; personas que aprendieron su oficio transmitiéndoselo ente ellos y en las filmaciones, resolviendo múltiples problemas, a veces con muy pocos recursos; esos conocimientos les sirvieron, no solo a ellos, sino incluso a la economía de nuestro país, porque una de las razones para que años después, las productoras extranjeras eligieran rodar sus películas en España, fue su enorme capacidad profesional; pertenecían a todas las ramas de la cinematografía, siendo una de las más prolíficas la dedicada a la técnica específica de la escenografía: decoradores, ayudantes de decoración, ambientadores, atrecistas, pintores, carpinteros, escayolistas… todos ellos conocían perfectamente cuáles eran sus funciones y cómo desarrollarlas con una eficacia extraordinaria.
Entre ellos, uno de los más notables fue Francisco Prósper, alguien de quién todos sus compañeros hablaban bien, no solo como profesional, sino además como persona».

Además de por su texto, el interés del libro reside en su impresionante parte gráfica con muchas fotografías y dibujos, la mayoría de ellos completamente inéditos y facilitados por familiares y técnicos que trabajaron con Prósper, y que afortunadamente han conservado un material importante para la historia del cine español.

25 noviembre 2021

Votaciones a los Premios Goya 2021

Hace unas horas se ha cerrado el plazo para que los miembros de la Academia de Cine realicemos la votación de la primera ronda de los Premios Goya de este año. 
La votación es secreta, pero el año pasado ya publiqué la lista de películas a las que había votado, aunque, como escribí entonces: «no creo que le interese a muchas personas».

Largometraje: La viajante, Miguel Mejías.
Largometraje documental: Quién lo impide, Jonás Trueba.
Largometraje de animación: Gora Automatikoa, David Galán Galindo, Esaú Dharma, Pablo Vara.
Largometraje iberoamericano: Los lobos. Samuel Kishi. México.
Largometraje europeo: Otra ronda (Druk), Thomas Vinterberg. Dinamarca.
Cortometraje de ficción: Farrucas, Ian de la Rosa.
Cortometraje documental: La sangre es blanca, Óscar Vincentelli.
Cortometraje de animación: Ehiza, Andere Molinuevo, Ángela Jurado, Arrate López, Begoña Vicario, Jugatx Astorkia, Miriam Inza, Naiara Mallabia, Oihana Leunda, Roberto Zabarte, Ruth Escobar, Uxue Reinoso.

Las películas a las que voto rara vez son nominadas, pero es algo que no importa, porque sigo creyendo que mis favoritas son las más interesantes del año, aunque sin duda pueda haber otras también muy estimables. Publico mi lista, pensando que a los cineastas que han trabajado en los títulos elegidos, puede gustarles saber que por lo menos a un espectador --en la mayoría de ellas a muchos más-- les han parecido estupendas.

ACTUALIZACIÓN del 29 de noviembre de 2021

Hace unas horas que se ha conocido cuáles son las películas nominadas y solo he coincidido en cuatro: largometraje documental, Quién lo impide; largometraje iberoamericano, Los lobos; largometraje europeo, Otra ronda;  y cortometraje de ficción, Farrucas. En la anterior edición solo coincidí en tres. 
En cuanto a la película de animación, solo se presentaron cuatro, por lo que la divertida y cáustica Gora Automatikoa ha sido también elegida, es curioso porque trata sobre un director -su propio director en la realidad- que, cuando se entera que el año pasado solo se presentó un cinta en esta categoría y ganó un Goya automáticamente, decide rodar una película de animación para ganarlo y es posible que de verdad lo consiga. 
Como escribía antes, es habitual mi discrepancia con lo elegido por los académicos, por lo que no ha influirá en mis criterios para tomar la decisión de escoger los títulos que considere más interesantes del próximo año.
Related Posts with Thumbnails