8 de abril de 2010

Albertina Carri

Albertina Carri es una directora argentina a la que tuve la suerte de conocer en el Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria el año 2005, y ese mismo año nos volvimos a encontrar en el Festival de Cine de San Sebastián, donde presentó su interesante película Géminis. Siempre la recuerdo cuando después de una noche de fiesta y copas se despidió y la vi de espaldas alejándose de mí por el paseo de La Concha, completamente sola, fue la última visión que tuve de ella, porque por el momento no nos hemos vuelto a encontrar.
No he visto sus anteriores películas, pero sé que han sido premiadas en varias ocasiones y les entusiasman a gente a la que admiro por sus conocimientos y gustos cinematográficos.
Hace unas semanas recibí un email de Rosa Solaz en el que me recordaba una entrada anterior de este blog sobre el guión y la arquitectura en la que yo mismo escribí: «las relaciones entre la Arquitectura, el Cine y la Ciudad aparecen en los lugares más insospechados» y me alertaba sobre la página web de Albertina, en la que si entran verán primero que se debe pinchar sobre el alzado de un curioso edificio y después el menú está sobre el mapa de una ciudad, si se pincha en él para ir a los trabajos de Albertina (televisión, corto y largometrajes) habrá un desplazamiento encima de lo que parece un río negro, que conduce a otro mapa de otra ciudad, pudiendo ver cuatro poblaciones diferentes. Por cierto sería interesante saber cuáles son esas urbes.
En fin, que al interesante trabajo de Albertina se une un buen diseño de página web y unas representaciones cartográficas que posiblemente no tengan mucha relación con ese trabajo, pero son muy bellas.
Rosa terminaba su mensaje preguntándose «...Por qué este diseño? ...Por qué estas cartografías? Son preguntas que me han asaltado enseguida, un pequeño misterio que me encantaría revelar. Pero ya pensaré sobre eso otro día».

Hoy 24 de abril añado más información a esta entrada, Rosa ha estado en un curso que ha impartido Albertiina en España y le preguntó por su página, ésta le contestó que había escrito un libro que se titula Cartografía de una película, que los dibujos de ciudades se los había hecho un amigo y no sabía si eran reales o inventadas, Rosa sostiene con buen criterio que una de las plantas se parece a la de Brasillia, pero no sé por qué -quizás por el componente ficticio cinematográfico- me gustaría más que fueran ciudades inventadas.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails