5 de agosto de 2011

La década de los 20


Friedrich Wilhelm Murnau

En diciembre del año pasado incluí en este blog una lista que me habían solicitado con las que entonces creía que eran las mejores películas de la historia. La revista digital Miradas de Cine lleva varios años haciendo dossieres sobre las décadas del cine en los que se incluye una amplia encuesta sobre las mejores películas de esa década, en esta ocasión le ha tocado a los años veinte y me han pedido mis quince favoritas que son las siguientes por orden alfabético:
Aelita (Yakow Protazanov, 1924)
Amanecer (Sunrise, F. W. Murnau, 1927)
Asfalto (Asphalt, Joe May, 1929)
Berlin: Die Sinfonie der Grosstadt (Walter Ruttmann, 1927)
Die Strasse (Karl Grune, 1923)
El acorazado Potemkin (Broyenosyets Potyomkin, Sergei M. Eisenstein, 1925)
El gabinete del Dr. Caligari (Das Cabinet des Dr. Caligari, Robert Wiene, 1920)
El Golem (Der Golem, wie er in die Welt kam, Carl Boesse, Paul Wegener, 1920)
El hombre de la cámara (Chelovek s kino-apparatom, Dziga Vertov, 1929)
El maquinista de la General (The General, Buster Keaton y Clyde Bruckman, 1926)
El último (Der letzte Mann, E. W. Murnau, 1924)
La pasión y muerte de Juana de Arco (La passion de Jeanne d'Arc, Carl Theodor Dreyer, 1928)
Metrópolis (Metropolis, Fritz Lang, 1927)
La verdad es que quince películas son muy pocas, sobre todo, para esta década, que quizás sea en la que se estrenaron las películas más interesantes en toda la Historia del Cine (y sé que esta afirmación es discutible). Al ver mi selección, lo primero que me asombró fue que hubiera tres películas dirigidas por Murnau y, de hecho, al principio había añadido también Fausto (1926) que es otra joya, quizás incluso más interesante que Nosferatu- pero nadie puede dudar que es uno de los grandes creadores de todos los tiempos. Luego me sorprendió que hubiera ocho películas alemanas, frente a tres de la U.R.S.S., dos francesas, aunque una está dirigida por un danés, Dreyer, y tan solo una estadounidense. Cuando ya había terminado la selección me di cuenta que no había incluido documentales y, tanto el de Vertov, como el de Ruttman se lo merecían.
Quizás he sido injusto y haya películas, como L'Inhumaine y Aelita, que no son tan buenas como otras, pero la lista tiene otra característica peculiar, que seguramente habrán notado, todos los títulos tienen en común entre sí que son fascinantes desde el punto de vista arquitectónico... debe ser por deformación profesional.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails