8 de octubre de 2020

El malvado Moses

Hace unos días pude ver Huérfanos de Brooklyn, dirigida y protagonizada por Edward Norton, que también escribió su guion, basado en la novela homónima de Jonathan Lethem, que sucede en Nueva York a finales del siglo XX, uno de los cambios introducidos por Norton es situar la acción en 1957. 
Su villano es un personaje llamado Moses Randolph, interpretado por Alec Baldwin, un alto cargo de un Ayuntamiento corrupto que él controla y que es capaz de matar para ocultar sus secretos, un malvado que sobre todo quiere sr poderoso para hacer lo que se le antoje, una de sus estrategias es hacer que se conviertan en ruinas viviendas de barrios populares para demolerlas y crear nuevas urbanizaciones, con la escusa de crear parques, aunque lo que intenta es expulsar a la población que no sea blanca, logrando que la ciudad pertenezca a las clases altas. Una estrategia que se ha empleado en la realidad muchas veces y que se parece mucho a la gentrificación actual.
Poco a poco, según avanza la acción se va comprobando que este personaje se parece mucho, y no solo por el nombre, con el todopoderoso Robert Moses y el propio Norton ha explicado en una entrevista las razones de su elección, recuérdese que Moses, además de otras intervenciones urbanísticas como «la eliminación de barrios marginales», construyó puentes y túneles en Nueva York, dándole siempre más valor al automóvil privado que al transporte público y que cuando en la década de los sesenta pretendió construir una autopista destruyendo el Greewich Village, un grupo de activistas, entre los que se encontraba Jane Jacobs, se opusieron y lograron detener su construcción, consiguiendo una victoria que se ha considerado crucial en el enfrentamiento entre el poder devastador de los intereses del tráfico rodado, frente al de los ciudadanos que vivían en barrios históricos. Por cierto, en la película la máxima enemiga de Moses también es una mujer, inteligente y valiente.

Plano inicial de la secuencia

Hay una secuencia en la que queda patente la relación del personaje Moses con el Moses real, comienza con el protagonista llegando en un coche, donde le han "invitado" a entrar dos esbirros de Randolph, a un edificio, que por fuera tiene grabado un rótulo: Borough Bridge Authority, que en un subtítulo se traduce como Autoridad de Puentes del Distrito, este edificio hoy se conoce como The Robert Moses Building, porque aunque empezó siendo el lugar desde donde se controlaba el puente Triborough, hoy Robert F. Kennedy, después fue la sede del Triborough Bridge and Tunnel Authority, cuyo presidente era el propio Robert Moses. Tras otros planos en un vestíbulo, al final de la secuencia, el protagonista entra en una gran sala donde sobre una mesa hay varias maquetas de puentes, rascacielos y urbanizaciones con edificios.

La sala con las maquetas

Algunas de estas últimas maquetas son transparentes, lo que no era muy habitual en los años cincuenta y representan unas torres con planta en forma de cruz, colocadas sobre un tejido urbano denso, como si se tratase de la Ville Radieuse de Le Corbusier, o la Stuyvesant Town de Manhattan, aunque ésta se hubiera construido en 1947, diez años antes de cuando se desarrolla la película.

La maqueta con las torres cruciformes

En el mismo plano en que se ve esta última maqueta, se muestra un tablón en el que están clavados unos dibujos, entre ellos hay dos que se hicieron en el estudio de Paul Rudolph para la Lower Manhattan Expressway, la autopista que antes se mencionaba sobre el Village, que Rudolph flanqueba con unas enormes edificaciones escalonadas, con sus funciones radicalmente separadas, propia de aquella época y que, si no fuera porque destruía parte de la ciudad, quizás hubiera sido adecuada para otro lugar. Un .proyecto que hoy podría verse en un anime o una película de ciencia ficción distópica. 
Los dos dibujos del estudio de Paul Rudolph

La idea del equipo de decoración de la película, liderado por Beth Mickle, era acertada y el pequeño detalle de que habrían de pasar diez años, desde 1957 hasta 1967, para que se dibujara, tiene muy poca importancia en la calidad cinematográfica de Huérfanos de Brooklyn.
Una última nota sobre esta película. Edward Norton es el nieto del empresario, filántropo y urbanista James Rouse, que tenía unas ideas sobre la ciudad radicalmente diferentes a las de Moses. Es posible que le hubiera hecho gracia que su nieto se basara en alguien cuyas ideas detestaba, para desarrollar el papel de un cruel villano.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails