27 de noviembre de 2016

Frames Rocío

Presentación de Frames Rocio en BIBLI
Fotografía: Federico García Barba
Hace ya dos semanas que Federico García Trujillo y yo presentamos en BIBLI su bello libro-objeto Frames Rocío. Creo que fue en 2015 cuando me dijo que estaba trabajando sobre el documental Rocío, dirigido por Fernando Ruiz Vergara en 1978, y me encargó que escribiera un texto para un flip-book (conocido en España con el poco prometedor nombre nombre de folioscopio) que iba a ser parte de una obra.
Este documental fue la primera película censurada tras la llegada de la democracia a España, por una denuncia interpuesta el 23 de febrero de 1981, horas antes del fallido golpe de estado, por los familiares de una persona de la que se decía que había asesinado a varias personas en julio de 1936, después de varios años, el Tribunal Supremo obligó a que se cortaran tres secuencias e impidió que se proyectasen, en una sentencia que aún está vigente hoy en día. 
La obra de Federico consiste en la recreación de los fotogramas que componen las secuencias cortadas, dibujándolos a mano, para después montarlos en unas máquinas que ideó para hacerlos pasar uno detrás de otro, de forma que se simula el movimiento de las personas, así logró devolverle su imagen a quienes habían sido perseguidos y censurados. Este proyecto se realizó gracias a la financiación de las convocatorias BCN Producció, Can Felipa Arts Visual y Sala D'Art Jove de Catalunya.
Estas máquinas se expusieron en Barcelona hace un año y como formato alternativo, se editó el flipbook con las imágenes, de forma que pasando las hojas se ve el movimiento de las personas, y dos artículos, uno estupendo, «Imaginarios para la visibilidad», de Ana García Alarcón,  y otro mío titulado «La imagen de los derrotados», del que reproduzco los primeros párrafos:
Miércoles 15 de junio de 1982, Sección Segunda de lo Criminal de la Audiencia Provincial de Sevilla, Pedro Gómez Clavijo testifica que vio por primera vez la película Rocío dos días antes, el lunes pasado, cuando se proyectó para el Tribunal y las partes que intervienen en el juicio oral correspondiente al sumario, instruido con motivo de las supuestas calumnias vertidas en el mencionado documental; declara además que él casi no se reconoce en la imagen y que la voz que se escucha no es la suya. Gómez Clavijo tiene setenta y tres años y el fiscal solicita para él una pena de cuatro años, dos meses y un día de prisión, así como el pago de una multa de dos millones de pesetas.
El acusado niega su propia imagen proyectada en una pantalla, se niega a sí mismo, no se “reconoce” y además dice que su voz no es la grabada en la banda de sonido. Gerard de Nerval escribió en la parte inferior de una pequeña fotografía suya en la que mira a la cámara: “Je suis l’autre”, está claro que Nerval no era su imagen y gracias a Magritte sabemos que una pipa pintada en un lienzo no es una pipa, pero la actitud de Gómez Clavijo evidentemente no obedece a una cuestión intelectual, ni a su ingenuidad o su ignorancia, sino a algo mucho más perverso: al miedo, al pavor a ser encarcelado, el mismo terror sufrido por quienes se enfrentan a tribunales en países totalitarios, por aquellos que han de aceptar una falsa acusación, para aun sabiéndose condenados, intentar salvar a sus familias; una actitud terrible que destruye completamente a quien ha de renegar de sus propias ideas, sabiendo que son ciertas y acatando la mentira oficial.
El artículo completo se puede leer en Academia.edu en español y en inglés.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails