17 de marzo de 2016

Everytown: La ciudad que nunca existió

Portada de la Revista 180, nº 36
Me acaba de llegar el número 36, titulado Interzonas, de la Revista 180, publicada en diciembre del año pasado por la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Diego Portales de Chile, dirigida por Mathias Klotz y editada por Marcelo Vizcaíno. Esta revista que ya lleva diecinueve años publicándose sigue teniendo un diseño muy cuidado y unos artículos que han de sobrepasar una dura selección por un comité de expertos internacional.
En este último número se publica un artículo mío, titulado como esta entrada del blog «Everytown: la ciudad que nunca existió» y, como siempre, copio aquí los dos primeros párrafos:
«Navidad de 1940, Everytown está situada en un valle cerca del mar, entre sus numerosos edificios sobresalen la cúpula de una catedral, varios campanarios de iglesias con forma de aguja y un edificio cuya fachada está compuesta por columnas y un frontón. Sus ciudadanos llenan las calles haciendo las compras navideñas, los niños sonríen felices ante los escaparates, muchos automóviles y autobuses circulan por las calzadas, hay grupos que cantan villancicos… Aún no saben que esa noche va a comenzar una guerra mundial, que durará treinta años, destruyendo casi  toda la vida en el planeta.
Con estas imágenes comienza Things to Come (William Cameron Menzies, 1936). Everytown se parece mucho a Londres en los años treinta, con sus autobuses de dos pisos, anuncios luminosos como los de Picadilly Circus y una catedral con una cúpula similar a la de San Pablo. Sin embargo, esta urbe no es la capital de Gran Bretaña, sino, como indica su propio nombre, "Cadaciudad" y al mismo tiempo "Cualquierciudad", una capital que no ha existido, ni se llegará a construir, pero que pudiera ser la misma donde viven los espectadores que están viendo la película. Una identificación fundamental, porque el público va a ver cómo la urbe es arrasada, advirtiéndole de los peligros que pueden avecinarse, sobre todo, a los espectadores londinenses que pocos años después sufrirán el terrible cataclismo provocado por la Segunda Guerra Mundial».
La buena noticia es que cuando aparezca el siguiente número de la revista, supongo que alrededor de agosto de este año, el número 36 se podrá bajar en un pdf gratuito, como los anteriores números, en la página de la revista.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails